viernes, 16 de enero de 2015

Votar a Prometeo...España va bien...





Este año parecía que las Navidades han sido mejores. Había incluso más alegría y movimiento. Según los informativos, las tiendas estaban abarrotadas y la gente compraba más. Las Estadísticas también confirman que tanto la economía española como la europea y la mundial están retomando dinamismo.
Y todo va bien: la importante caída del precio del petróleo, el espectacular crecimiento de EEUU y Gran Bretaña y, para los países de la zona del Euro la apreciación del dólar están teniendo un efecto muy positivo (exportamos más…). Aun así, Europa (sin olvidar Japón), seguirá siendo débil en la economía mundial.
Muchos economistas opinan que la crisis en Rusia y otros países productores, que ven caer sus divisas al mismo ritmo que el precio del petróleo, junto a las elecciones anticipadas en Grecia , con una Alemania que se plantea una salida de Grecia del Euro si gana Syriza con sus propuestas de “una auditoría sobre la deuda pública y renegociar su devolución” y “suspensión de los pagos hasta que se haya recuperado la economía y vuelva el crecimiento y el empleo”…evidentemente afectarán negativamente al conjunto de la economía europea.
Y avisan de que con la caída del precio del petróleo, cae también la inflación y el fantasma de la deflación aumenta. Un problema que afecta de manera especial en la zona Euro, donde una de las mayores preocupaciones ha sido siempre el control de los precios. La bajada de precios, aunque no es negativa en sí misma puede llevar a una espiral en la que las empresas ingresen cada vez menos y despidan a más trabajadores.
La curva de Philips muestra la relación inversa entre inflación y paro. A menor inflación, mayor paro… ¿han notado “ese” gran cambio?
Estamos en el 2015 electoral, y es obvio que la fe mariana pretende reconciliarse con una parte de su electorado e intentar ganar las generales, en un brindis al sol que no deja de ser un juego de trileros…en el que su electorado saldrá de nuevo “engañado” con un programa electoral circense…en el que van a explicar “las cifras” para demostrar que vivimos mejor que antes… Votar a PROMETEO.
Ya lo dijo Bismarck: “Lo increíble de España, es que con una clase política tan inepta, todavía exista el país”

Mark de Zabaleta

11 comentarios:

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

MarK: no se puede engañar a Zeus…y aunque Prometeo lo intentó, al final fracasó y Hefesto lo encadenó a unas rocas para que un águila le devorara el hígado…..Lo mismo le podría pasar a Rajoy en las próximas elecciones. Mis felicitaciones por explicarnos cómo marcha la economía a principios de año. Un saludo

Carlos Campos - HArendt dijo...

Buenas tardes, amigo Mark. ¿De verdad dijo eso Bismarck? ¿No será una leyenda urbana "histórica" más? No creo que nuestra inepta clase política sea más especialmente imbécil que la alemana, la francesa o la británica. Y ellos han sobrevivido. Mira los suizos, aparte del reloj de cucú, el chocolate con leche y el secreto bancario en interés propio (de los suizos) no han aportado gran cosa a la Historia de la humanidad, y mira lo orgullosos que están... Espero que no se lo tomen a mal y que sigan los recientes consejos del papa Francisco sobre devolver un guantazo cuando a uno le mientan a su madre,algo que dicho sea de paso parece muy poco cristiano. Bueno, quiero suponer que el papa estaba ese día más contento de lo habitual en él... Hoy esto un poco sarcástico. Mil perdones: a los suizos, y al papa. que dicho sea de paso me cae muy bien a pesar de su último "lapsus linguae". Un abrazo.

mmhr dijo...

Gracias por la explicación, Mark. Saludos.

Antonio Fernández López dijo...

Estoy bastante de acuerdo con tu conclusión. Es mas, el colmo del cinismo es el de acusar a Podemos de que no tiene programa como si al PP le hubiera servido el programa para algo mas que para incumplirlo. Vivir para ver. Seguro que convence a más de uno. Un abrazo

Aurora Aguado dijo...

España va mal, España va fatal, No creo que PP gane las próximas elecciones, ni así lo deseo, aunque todo cambio resulte una inseguridad tremenda para el país, pues en estos momentos tan delicados para todos, no confío en nadie ¿A donde iremos a parar? Hay algún partido político serio en el que poder depositar nuestra confianza? Me gustó mucho tu artículo
Un saludo Mark

Independiente Trashumante dijo...

Ya se sabe que la fe mueve montañas, aunque no creo que mueva inflaciones y desempleos.

Seguiremos esperando a que Prometeo nos vuelva a regalar el fuego (esta vez el de la verdad).

Gracias y saludos.

MarianGardi dijo...

Gracias por tu presencia en mi blog.
De política no entiendo.
Solo de palabras libres.
Saludos

Amatista Amatista dijo...

Estamos en año electoral por lo tanto todo vale,veremos como van las cosas ...creo que peor no pueden ir,una excelente entrada,saludos

Manuel dijo...

La función ya ha empezado, nos queda casi un año de mentiras y promesas, por que estos señores mienten más que hablan. Así que recomiendo apagar la radio, y leerse el libro de mi amigo Fernando Rivero "De Prometeo a la Guerra de Troya"; disfrutar de la familia y de los amigos, y después votar a la agrupación que más nos agrade. Por que si España no existiera por estos políticos , habría que reinventarla.
Amigo Mark, perdona por esta cuña publicitaria del libro,
Un abrazo.

inma dijo...

Algunos votantes del Pp deberían ser analizados en profundidad, porque no han castigado al partido nunca o casi nunca.
¿Qué promesas esperamos ante la avalancha electoral del año?. Ya las estamos viviendo: contratos de un mes en el ayuntamiento de turno para trabajar barriendo calles, por poner un ejemplo.
No creo que se estén haciendo los deberes económicos y, ayer leía, hasta 2020 no bajaremos del...¡¡¡20 % de desempleo!!!. Bien, en 5 años todos calvos.
Un abrazo, Mark,
Encantada de leerte de nuevo

Carlos Martinez dijo...

Si, yo conocía el de "que buen país sería si tuviera un buén señor" ó algo así. Vamos que lo que mata a este pobre Españistán es el reirle las gracias al picaro.
Si nos hubieramos centrado todos en recuperar el saqueo y meter en la trena a los ladrones, creo que nos hubiera ido mucho mejor. Ahora ya es tarde.