viernes, 19 de mayo de 2017

Stabat Mater





Giovanni Battista Draghi (1710/1736), apodado Pergolesi, fue uno de los más relevantes compositores de la "ópera bufa" italiana. Joven enfermizo, compositor brillante y genio verdaderamente precoz: inmediatamente después de su muerte por tuberculosis, ocurrida en Pozzuoli, cerca de Nápoles, en 1736 a la edad de 26 años, su obra llegó a calar en toda Europa. Incluso Bach usó el “Stabat Mater” como base de su Salmo "Tilge, Höchster, meine Sünden", BWV 1083.  
Su ópera “Il prigioner superbo" incluye un segundo acto cómico: Intermezzo, la Serva Padrona (La Campesina o La criada patrona) (1733). Cuando, en 1752, se presentó en París, la figura de Pergolesi ya era toda una referencia.
Algunas de sus óperas son: La conversión y muerte de San Guillermo (1731), El hermano enamorado (1732), Adriano en Siria (1734), L'Olimpiade (1735), Il Flaminio (1735) y Achille in Sciro, todas ellas muy interesantes, aunque su obra más conocida es, sin duda, su Stabat Mater.
Aparte de su Misa en Fa, su gran trabajo de música sacra más conocido es, sin duda, su Stabat Mater, para soprano, contralto y orquesta. Según el primer biógrafo de Pergolesi, un Monasterio de Nápoles encargó en 1725 al gran compositor Alessandro Scarlatti poner música al texto del Stabat Mater, pero diez años después la Cofradía de "San Luigi di Palazzo" de Nápoles solicitó a Pergolesi la composición de una nueva obra para dos voces altas (soprano castrati o masculinas). La obra le fue comisionada por la Cofradía con objeto de reemplazar al Stabat Mater de Scarlatti, que previamente, se cantaba todos los Viernes Santos. Incluso el propio Bellini la calificó de "divino poema di dolore".
Stabat Mater (en latín Estaba la Madre) es una secuencia católica del siglo XIII atribuida a Inocencio III y al franciscano Jacopone da Todi. Esta plegaria que comienza con las palabras Stabat Mater dolorosa (estaba la Madre sufriendo) medita sobre el sufrimiento de María, la madre de Jesús, durante la crucifixión.
Pergolesi aceptó el encargo a pesar de hallarse ya muy enfermo, al parecer de tuberculosis, y la leyenda dice que compuso el Stabat Mater en su lecho de muerte.
El misticismo que transmite esta obra póstuma la convirtió rápidamente en una pieza religiosa de éxito internacional, con muchas similitudes con el Réquiem de Mozart, la otra gran obra de música sacra escrita en el ocaso de un gran compositor.
En 1736, a los 26 años, Pergolesi murió de tuberculosis, y sus escasas posesiones fueron vendidas para pagar sus exequias. Fue enterrado en una fosa común de Pozzuoli (cerca de Nápoles).

Mark de Zabaleta
 

sábado, 13 de mayo de 2017

Emmanuel Macron salva a Europa...





Las elecciones presidenciales en Francia son toda una declaración de intenciones para Europa. Los partidos de siempre, los socialistas y la derecha moderada republicana, desparecieron para la segunda vuelta. Y, en el país de los ciegos…Macron ha sido la solución. Ya saben, más vale lo malo conocido…
A sus 39 años Emmanuel Macron será, en el momento de su investidura, el presidente más joven de la V República.
Además de ser funcionario público (si se fijan, casi todos los políticos los son), prefirió ganar más dinero dedicándose a la banca de inversiones.
Trabajó en el banco francés Rothschild & Cie, para pasar a convertirse en asesor económico, y delfín, del presidente de la República François Hollande llegando a ser nombrado ministro de Economía en 2014. Pero, viendo desde dentro que el barco socialista hacía aguas, tuvo la genial idea de abandonarlo en 2016 para montar su “movimiento político de centro” En marche…un nombre que coincide con sus iniciales (E.M.) Llegó a decir lo de: "La honestidad me obliga deciros que ya no soy socialista".
Y ha sabido jugar la carta de las debilidades de sus rivales, los partidos tradicionales y sus escándalos… con un conciliador programa que apenas ha enseñado, en el que ha prometido de todo a todo el mundo…avisando de la desgracia que supondría caer en los infiernos con la derecha de Marine Lepen.
Y ha sido la gran solución para una Europa que veía que se le acaba el invento, y para las grandes empresas, que, gracias a un socialista que ha vivido de la banca de inversiones, no ven peligrar su control de la Economía.
El gran problema de un programa que trata de contentar a todos, su verdadero talón de Aquiles, es su viabilidad económica y de dónde podrán obtener los fondos para contentar a tantos. ¿No les suena a futuros recortes?
Porque un simple análisis deja claro que el equipo de Macron fía la viabilidad de sus promesas a un nuevo modelo de crecimiento (crecer lo soluciona todo, porque dicen lo mismo tanto Mariano como Luis de Guindos) mediante un plan de inversión de 50.000 millones de euros, una política fiscal "más justa"( lo dicen todos…) que permita esta inversión junto a la siempre anunciada (e imposible) reducción del gasto público … Reduciendo el paro al 7%, con un pacto en los organismos del estado y modernizando la función pública.¡Toma ya!
Salvo lo del 7% … ¡todo lo demás es muy parecido a lo que promete Mariano!
Ya lo dijo Clemenceau : “Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo”
¿Ustedes se creen lo de Macron? … teniendo en cuenta que a Mariano le votan…

Mark de Zabaleta

viernes, 5 de mayo de 2017

La inflación es el impuesto del pobre...





La inflación subyacente es la inflación reflejada por el índice de precios al consumo (IPC) cuando éste no toma en cuenta ni los productos energéticos ni los alimenticios sin elaborar, dado que estos precios sufren grandes fluctuaciones debido a múltiples incidencias internacionales. La intención de medir la inflación con esta base es conocer a medio plazo la tendencia real de los precios.
Y por este motivo, aunque la inflación alcanzada en este 2017 en febrero ha sido de un 3%, con unos precios del petróleo y de la electricidad que se han incrementado considerablemente, lo cierto es que la inflación subyacente sigue siendo muy baja.
Ciertamente el precio del petróleo se ha duplicado desde los 27$ por barril de 2016 a los 57$ que alcanzó en marzo de 2017. Ello encarece el transporte de mercancías y personas…y también la electricidad, porque gran parte de la misma se produce vía derivados del crudo…y este invierno ha sido muy frío.
Como decía John Stuart Mill, “Ningún problema económico tiene una solución puramente económica” …
Y la solución la ofrecen los mercados del petróleo Brent, que ya marcan cotizaciones de 47$ en este momento.
Si el petróleo vuelve a bajar, y el consumo/demanda de electricidad baja con el calor del verano… seguiremos con una inflación subyacente del 0,7% ó menos.
No será la pesadilla de la deflación: al haber más oferta que demanda, los precios en lugar de subir (inflación), bajan… pero permitirá “resetear” nuestra Economía mediante un mecanismo corrector de la sobreproducción al racionalizar el consumo, ya que, en un escenario de riesgo- deflación, el consumidor tiende a ajustar su consumo a lo necesario. Y si se consume menos, también se producirá menos, llevando al sistema productivo a la dimensión verdaderamente adecuada…
Vuelven las aguas a su cauce, y la sociedad seguirá sin penalizar al pueblo llano con el impuesto añadido de la inflación, aunque no sea tan malo ajustar nuestro gasto…
“Las campañas modernas de publicidad están empezando a crear elevados niveles de demanda de productos que los consumidores ignoran desear, y mucho menos necesitar.” (John Kenneth Galbraith)

Mark de Zabaleta