viernes, 2 de enero de 2015

Mariano: el multiplicador Keynesiano




El gasto es la función inversa del ahorro, y El multiplicador keynesiano…explica las veces que el dinero gira en una economía.
En la evolución del pensamiento de Keynes las ideas expresadas en su “Teoría general sobre el empleo, el interés y el dinero” representan un desplazamiento desde la estabilización de los precios como objetivo de la política pública (el famoso objetivo de controlar la inflación), a la estabilización de la renta y del empleo a altos niveles.
Hay que ser realistas. Con este nivel de paro…¿les preocupa la inflación?...¡necesitamos que el dinero circule!
La economía política convencional (ya en los años 30’) aconsejaba nuevas deflaciones, bajas de salarios y restricciones presupuestarias, pero todos estos remedios demostraban no hacer sino agravar la enfermedad, en lugar de curarla.
El gasto deficiente, es decir, insuficiente para generar el pleno empleo, puede ser aumentado mediante el estímulo del consumo y de la inversión. La inversión privada puede ser complementada mediante la inversión pública, o sea, por el gasto compensatorio de las autoridades públicas, que dará por resultado una "economía compensatoria" y la socialización parcial de la inversión.
Keynes, como Schumpeter, asigna un lugar de privilegio al empresario y a la innovación en la vida económica. A fin de liberarla de la prudencia tradicional del ahorrador, plantea la eliminación de la figura del rentista mediante unos tipos de interés muy bajos que favorezcan las inversiones.
La "Teoría general" presenta el pleno empleo como el estado normal y deseable de una Economía. Este pleno empleo debe buscarse por todos los medios y, si es necesario, por la intervención del Estado en detrimento del equilibrio presupuestario y de la estabilidad monetaria.
Ni Europa ni el Euro ni el silencio mariano van a solucionar los problemas económicos de España…
¿Podemos pensar en otras soluciones?
Lo dijo Trotsky: “Exponer a los oprimidos la verdad sobre la situación es abrirles el camino de la revolución”…
Mark de Zabaleta

6 comentarios:

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Estimado MarK: a los españoles nos preocupa el paro. Nos preocupa que el dinero no circule. Creo que éste modelo del que nos hablas para llevarlo a la práctica se debe analizar en profundidad. Un buen abrazo

Carlos Campos - HArendt dijo...

Yo me apuntaría a un neokeynesanismo, a una adatación de las teorías de Keynes a la situacióin y circunstancias actuales. Más o menos, creo, lo que hace Kruger. Pero los políticos van a su bola: el cortoplacismo sin más.
Seguimos de acuerdo, aun desde mi ignorancia, en la mayor parte de las quisicosas de la economía, amigo Frank.

Carlos Campos - HArendt dijo...

Quise decir Krugman, no Kruger. Supongo que fui entendido... Mis disculpas.

mmhr dijo...

Un artículo muy interesante, Mark. Estoy de acuerdo en que el dinero, poco o mucho, lo que cada ciudadano pueda, debe ponerse en circulación para crear empleo. El pleno empleo me parece una utopía, deseable, pero difícil en España. Habría que cambiar mucho la política económica y sobre todo la mentalidad de los que tienen la cartera llena, viviendo de las rentas. Saludos. Mercedes.

Antonio Fernández López dijo...

Veo con angustia cómo pasa el tiempo, con esa lentitud desesperante y nos acercamos a Mayo del que espero un primer aldabonazo contundente para un gobierno cruel y despiadado que es capaz de sacrificar a la gente con tal de que Alemania le de el visto bueno. Un abrazo

Ger mán dijo...

A mí me parece bien una inversión pública, que es de todos para bien del país, pero no veo capaces de hacerla ni al psoe ni al pp. Basta ver lo que han hecho con los bancos, hemos pagado todos sus agujeros y los beneficios han sido para otros. Además el paro les ha dado siempre igual, de lo único que han sido capaces y siguen en esa línea es en la precariedad laboral y trucar estadísticas. Qué clase de economía se puede construir sobre un trabajo sin expectativas. Pero volviendo al artículo, un estado tiene que intervenir activamente en su economía, en promover su estructura y tal, incluyendo las inversiones que sean necesarias. Pero que no tire el dinero, porque eso no sirve. Un saludo.