viernes, 21 de abril de 2017

Nadie diga «desta agua no beberé»...





La victoria de Le Pen en las elecciones franceses parece muy factible en una primera vuelta en la que el Frente Nacional logrará mejorar unas encuestas, que ya han demostrado que cuando el voto es oculto y existen ataques terroristas se equivocan de manera permanente.
Desde que en 2011 sucedió a su padre, Marine Le Pen ha tratado de normalizar el FN, que, si pasa a la segunda vuelta electoral, mostrará su interés por colaborar con los republicanos, cuyo candidato (François Fillon) se ha visto envuelto en un escándalo de malversación de fondos públicos.
Posiblemente más de un 30% de los votantes del partido republicano respaldarán a Le Pen si pasa a la segunda vuelta como única alternativa conservadora... y católica.
Es cierto que la posibilidad de un "Frexit" hace dudar a muchos republicanos. Y Marine Le Pen sabe que los franceses están preocupados por el futuro impacto de abandonar la moneda única en relación a sus puestos de trabajo, en el ahorro y las pensiones. La posibilidad real de que pueda ganar las próximas elecciones presidenciales en Francia le han hecho proponer una solución lógica para acabar con el Euro/Error… regresar al franco francés con una estructura monetaria parecida al ECU (European Currency Unit). Incluso la deuda nacional del país se podría convertir en francos franceses a través del ECU.
Además, tras los ataques terroristas en Francia, el FN y la derecha tradicional han empezado a converger en materia de inmigración y de identidad nacional.
La presidenta del Frente Nacional rechazó la idea de que haya que acostumbrarse “al terrorismo islamista” y para evitarlo propuso “un plan de ataque” que pasaría por “el restablecimiento del control de las fronteras” de Francia y por “poner fin al laxismo y a la ingenuidad”.
Para Le Pen, tras el reciente fallecimiento de un gendarme, las fuerzas del orden “esperan algo más que compasión, esperan medios” para hacer frente al riesgo de atentados.
No se olviden de que Hitler fue elegido por el pueblo alemán en unas elecciones, Trump ha ganado en Estados Unidos con los votos del pueblo… y que el pueblo francés puede estar ya cansado de tanta política sin soluciones.
¿Se imaginan un “Front National” en España?
Nadie diga «desta agua no beberé» (El Quijote II) …

Mark de Zabaleta

viernes, 14 de abril de 2017

El Euro significa paro en España...





A estas alturas, tanto Alemania como Reino Unido han demostrado claramente que están muy lejos de ser la solución al grave problema de desempleo que sigue sufriendo España. Lo que nos vendieron como el “sueño europeo” se ha convertido en una auténtica pesadilla para muchos jóvenes españoles…que, al final, siguen sin trabajo.
Ciertamente el riesgo que supone opinar sobre un tema tan complejo lleva a muchos “expertos” a planificar las mismas ideas de siempre: Establecer un nuevo marco regulatorio laboral, Facilitar y simplificar los mecanismos para la creación de nuevas empresas, planes de desarrollo de la productividad, Reducción de las cotizaciones sociales, etc., etc. etc.
Hay mucho paro y poca gente cotizando lo suficiente para mantener el famoso sistema de reparto (los que trabajan pagan la pensión de los jubilados…), y todas esas grandes soluciones que nos cuentan los políticos no son más que otra manera de marear la perdiz.
Existe una relación inversa entre inflación y desempleo que se representa mediante la denominada Curva de Phillips (cuando la inflación se mantiene baja el desempleo aumenta…). El Euro (Europa) nos obliga a controlar nuestra inflación, a pesar de tener un paro del 20%.
John Maynard Keynes publicó su “Teoría General sobre el empleo, el interés y el dinero” cuando el mundo estaba sufriendo todavía el masivo desempleo de la gran depresión. La desilusión era total respecto a un orden económico que dejaba a tantos hombres sin trabajo…y en España ahora estamos peor ante un problema que los políticos no saben resolver. En “La autosuficiencia nacional”, de1933 afirmaba: “Produzcamos en nuestro país cada vez que sea razonable y prácticamente posible, y sobre todo, hagamos lo necesario para que las finanzas sean nacionales”.
Hablar de “finanzas nacionales” … ¿no es la necesidad de una banca pública?, y “Produzcamos en nuestro país” … ¿no estaba anunciando un Brexit?
En España tenemos un grave problema: el Euro.  Si todavía España tuviera la peseta (como Inglaterra con la libra esterlina, Suecia con la corona sueca y Dinamarca con la corona danesa…) no tendríamos este paro. Pero ni a los políticos ni a muchos economistas les interesa reconocerlo…
Groucho Marx: “la política es el arte de buscar los problemas, no encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar los remedios equivocados”.
Y lo anunció Galbraith (keynesiano…): “hay dos clases de economistas, los que no saben nada y los que no saben ni eso”.

Mark de Zabaleta

viernes, 7 de abril de 2017

La paradoja de la frugalidad...





La limitación de efectivo en los mercados es una gran catástrofe para la economía mundial porque los distintos países y las empresas están recortando sus gastos de forma notoria, con una directa repercusión en el nivel de paro, y el resultado lleva a lo que Keynes denominó la paradoja de la frugalidad.

Todas las empresas hacen lo que consideran más prudente, pero el recorte de costes agudiza la crisis y perjudica a todos, incluso a ellas mismas. Y esta frugalidad implicará la necesidad de políticas monetarias y fiscales expansivas para animar el consumo, la demanda y el crédito. Keynes lo tenía muy claro, “el motor de las empresas no es el ahorro, sino los resultados”.

Los recortes que nos impone la UE (Alemania) son un freno a nuestra teórica capacidad de recuperación. Y las exigencias de capitalización para nuestros bancos un verdadero error. El motor de nuestra reactivación del flujo circular de la renta es el crédito. Y el crédito sigue siendo complicado de obtener…basta que lo intenten para constatarlo.

Y hablando de paradojas quiero traer aquí una anécdota.

Albert Einstein, tras ganar el Nobel de Física (por sus estudios sobre el efecto fotoeléctrico y no por la teoría de la relatividad…), impartió multitud de conferencias por todo el país, y solía viajar en coche con un chófer al que un día le comentó que era aburrido repetir siempre lo mismo. El chófer le contestó: “Le he oído tantas veces que me conozco de memoria su conferencia. Si quiere, cualquier día le sustituyo”.

Einstein le propuso hacerlo en alguna Universidad donde no fuera conocido (en aquellos tiempos no había tanta capacidad en los  medios informativos como hoy en día…y no existía internet).

Y eso hicieron. Todo iba perfecto hasta que, tras la conferencia, llegó el turno de preguntas…y alguien hizo una pregunta complicada. Como no tenía ni idea, le respondió con astucia: “Su pregunta, caballero, es tan sencilla que estoy seguro de que hasta mi chófer podría contestarla, así que dejaré que sea él mismo quien le responda”.

Mark de Zabaleta