domingo, 30 de octubre de 2011

La frugalidad de Keynes y el chófer de Einstein

La limitación de efectivo en los mercados es una gran catástrofe para la economía mundial porque los distintos países y las empresas están recortando sus gastos de forma notoria, con una directa repercusión en el nivel de paro, y el resultado lleva a lo que Keynes denominó la paradoja de la frugalidad.

Todas las empresas hacen lo que consideran más prudente, pero el recorte de costes agudiza la crisis y perjudica a todos, incluso a ellas mismas. Y esta frugalidad implicará la necesidad de políticas monetarias y fiscales expansivas para animar el consumo, la demanda y el crédito. Keynes  lo tenía muy claro, “el motor de las empresas no es el ahorro, sino los resultados”.

Los recortes que nos impone la UE (Alemania y Francia) son un freno a nuestra capacidad de recuperación. Y la exigencia de capitalización para nuestros bancos un verdadero error. El motor de nuestra reactivación del flujo circular de la renta es el crédito.

Y hablando de motores quiero traer aquí una anécdota.

Albert Einstein, tras ganar el Nobel de Física (por sus estudios sobre el efecto fotoeléctrico y no por la teoría de la relatividad…), impartió multitud de conferencias por todo el país, y solía viajar en coche con un chófer al que un día le comentó que era aburrido repetir siempre lo mismo. El chófer le contestó: “Le he oído tantas veces que me conozco de memoria su conferencia. Si quiere, cualquier día le sustituyo”.

Einstein le propuso hacerlo en alguna Universidad donde no fuera conocido (en aquellos tiempos no había tanta capacidad en los  medios informativos como hoy en día).

Y eso hicieron. Todo iba perfecto hasta que, tras la conferencia, llegó el turno de preguntas…y alguien hizo una pregunta complicada. Como no tenía ni idea, le respondió con astucia: “Su pregunta, caballero, es tan sencilla que estoy seguro de que hasta mi chófer podría contestarla, así que dejaré que sea él mismo quien le responda”.

Mark de Zabaleta
www.markdezabaleta.com

5 comentarios:

Antonio Fernández López dijo...

Desde el sentido común he llegado a la misma conclusión que tú nos ofreces con mucho más conocimiento. Esta mañana he escrito en twitter que nadie ha dimitido por el paro y que todas las reformas que se proponen es para aligerar las plantillas cuando lo que el pais necesita es crear empleo. Un abrazo

Primitivo Algaba dijo...

Buenas tardes Mark, ¡cuánto sabes de estas cosas, yo desde mi absoluta ignorancia creo que el pilar fundamental de la economía es el consumo, el único que tiene la suficiente fuerza como para hacerla renacer. La anécdota de Einstein fantástica.
Un abrazo
Primitivo

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Antonio,
Es la gran reflexión que hacía Keynes en su "Teoría general del empleo, el interés y el dinero" ya en 1936. El libro abogaba por políticas económicas activas por parte del gobierno para estimular la demanda en tiempos de elevado desempleo, por ejemplo a través de gastos en obras públicas...

Un gran abrazo
Mark de Zabaleta

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Primitivo,
Muchas gracias por visitarme.
El consumo es clave para relanzar el Flujo Circular de la Renta. Y el crédito es la inyección que mecesita la Economía para que esta "rueda" tome velocidad !

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Entonces ¿qué oscuro interés tienen los políticos de la UE y los Mercados esos de los cojones...?