viernes, 7 de octubre de 2011

"El equilibrio de Nash", este hombre es un genio…

La vida de John Forbes Nash (1928) ha inspirado una biografía y la  película ganadora de cuatro Óscar: "A beautiful mind", "Una mente maravillosa". 
Economista estadounidense y profesor en la Princeton University de New Jersey que obtuvo el Premio Nobel de Economía en 1994 por sus pioneros análisis del equilibrio en la teoría de los juegos no cooperativos.
En la teoría de juegos, un juego no-cooperativo es uno cuyos jugadores toman decisiones independientemente para su beneficio personal, lo cual no impide que en algunos casos dicha toma de decisiones pueda favorecerlos a todos, como es lo que se busca en los juegos cooperativos
Cuando, a los veinte años, solicitó ser admitido como alumno en Princeton, la carta de recomendación escrita por su profesor tenía solo una línea: "Este hombre es un genio".
En Princeton trabajaban en ese momento genios como  Einstein y Von Neumann, lo que le animó a destacar,  superarse a sí mismo y buscar un reconocimiento… Inventó un juego matemáticamente perfecto, en el cual se basa el Hex.
Con 21 años escribió una tesina en la que expuso por primera vez su solución para juegos estratégicos no cooperativos, lo que desde entonces se llamó "el equilibrio de Nash", que tuvo el  reconocimiento de todos los especialistas. 
El punto de equilibrio de Nash es una situación en la cual todos los jugadores han puesto en práctica -y saben lo que han hecho todos- una estrategia que maximiza sus ganancias dadas las estrategias de los otros. Consecuentemente, ningún jugador tiene incentivo alguno para modificar individualmente su estrategia.
En 1958 se le diagnosticó una esquizofrenia paranoica que lo dejó prácticamente marginado de la sociedad e inútil para el trabajo científico durante dos décadas. Pasado ese lapsus, en los años setenta, recuperó su salud mental y pudo volver a la docencia y la investigación con nuevas geniales aportaciones…que le permitieron obtener un Premio Nobel. 

Mark de Zabaleta

8 comentarios:

de soslayo dijo...

John Forbes Nash. Mi esposa me regaló este libro: "Una mente maravillosa". Uno lee y lee, y casi nunca encuentra. Pero un día, sin venir a cuento, te das de bruces con una mente maravillosa, y te hace sentir feliz e infeliz... porque encuentras respuestas. Este libro me hizo mucho bien, habla de superación personal y habla de amor; habla de una lucha infernal con la vida... (Salud mental). Y también habla de economía y matemáticas.
John Forbes Nash, una mente maravillosa.

boxofficegirl dijo...

I think many people struggle with mental illness throughout all walks of life, far more than we care to realise or recognise at times. Unsurprisingly, it's prevalent amongst artists and writers (no shocks there then)which is maybe why so many choose a creative life as an outlet for pent up emotion. You could of course argue this in reverse and say that mental illness is brought on by creative urges which leaves the individual dissatisfied with the world around them and unable to 'fit' into the general order/process of everyday life.
I have vented - I thank you.

Antonio Fernández López dijo...

No c reo que el tal Nash le quite el sueño a ninguna de las mentes preclaras que nos rigen o a las que realizan la leal oposición. Estamos en una época pequeña, que nos hace pequeños a nosotros también. necesitamos grandes retos, ideas fuewrza y no aparecen en perspectiva. Habrá que asumirlo. Un abrazo

Mark de Zabaleta dijo...

Hola de soslayo,

Buen libro y gran película...La vida de Nash es un gran ejemplo!

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

Mark de Zabaleta dijo...

Hi Boxofficegirl,

Thank you very much for this visit. I think your comment is great about the life of this great man ...

regards
Mark de Zabaleta

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Antonio,

Tienes mucha razón, pero he traído a Nash como ejemplo de capacidad de lucha y recuperación tras una grave enfermedad...y alcanzar un Nobel!

Saludos
Mark de Zabaleta

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga dijo...

La película es excelente, te dejo un enlace a un post que escribí en enero de 2009 titulado el dilema del prisionero en una economía cautiva por si te es de interés.

http://lacrisisdelcapitalismo.blogspot.com/2009/01/el-dilema-del-prisionero-en-una-economa.html

Un saludo,

Antonio Fernández López dijo...

Tu ejemplo me parece muy apropiado y oportuno y aleccionador. Hablo con cierto despecho y hasta con desesperanza, pero no hacia tu ejemplo que, si puedes, debes seguir ofreciéndonoslo, sino hacia la realidad que nos cerca que m8chas veces pienso que sería peor si pudiera ser peor y que no es peor porque ya no es posible. Un abrazo