viernes, 10 de julio de 2015

El avaro que perdió su oro (Alemania y su Deuda griega)







Un granjero paseaba disfrutando del bosque y llegó al claro que estaba en el linde de la maleza. En aquella soledad encontró a un anciano que tiritaba lastimeramente. Sólo una harapienta capa le cubría el cuerpo del crudo frío invernal. Sus cabellos grises estaban insertados como plumas alrededor de la cabeza, y su barba era larga y desaliñada. Con manos trémulas se secó las lágrimas, pero siguió gimiendo.

El buen granjero se apiadó de él y le dijo, bondadosamente:

-Dime, amigo mío, ¿qué te sucede?

-¡Algo terrible! ¡Espantoso! -exclamó el viejo, entre sollozos- Vendí mi casa, mis tierras y todo lo que tenía, y oculté en este agujero el oro que me dieron por ellos. Y ahora, ha desaparecido.

Y, nuevamente, las lágrimas le resbalaron por las mejillas.

-Temo que estás sufriendo el castigo del avaro -dijo sabiamente el granjero-. Has permutado tus cosas buenas y útiles por un montón de oro inservible, que no puedes comer ni usar como ropa. ¡Aquí tienes! -agregó-. Mira esta piedra. ¡Entiérrala y piensa que es tu pedazo de oro! ¡Nunca notarás la diferencia!

Y el granjero siguió su camino, abandonando al lloroso viejo.

Alemania podría enterrar su Deuda, que nunca cobrará, en forma de quita…porque está sufriendo el castigo del avaro…

Mark de Zabaleta

8 comentarios:

Carlos Campos - HArendt dijo...

Buenas noches, amigo Mark. No sé si la señora Merkel habrá leído tu historia y asumido la parte de responsabilidad que la corresponde. De lo que sí creo estar casi seguro es que buena parte de los griegos andan bastante despistados sobre la cuota de responsabilidad que les corresponde a ellos. No se trata de repartir culpas, todos la tienen, pero eso de hacer que unos representen en exclusividad el papel de malos (los acreedores) y otros de buenos (los deudores) resulta bastante pueril e ineficaz. Comencemos por asumir que "todos" tenemos la culpa y, luego, juntos, busquemos la forma de resolverlo con el menor daño posible para "todos" y sin que paguen, también como siempre, los que menos tienen. Por otra parte, el papelón de Tsipras me parece deleznable. Si quería aparecer como Aquiles (supongo que preferirá ese papel al de Héctor), al final ha quedado más parecido al de Lisístrata pero sin su encanto. Un saludo muy afectuoso.

Lorenzo Garrido dijo...

Alemania y los demás avaros, Francia por ejemplo, deberían sufrir mucho más, aún no es suficiente castigo.

galanygarciah dijo...

Si repasamos ligeramente la historia de Grecia, pongamos solo desde la primera Guerra Mundial , será fácil de conocer el porque Grecia es como es y porque esta donde esta social y económicamente . Pero eso no quiere decir para nada que Tsipras sea peor que Merkel , que Hollande o el propio Rajoy , Tsipras hace solo cuatro días que ha llegado y de momento tiene cada día mas apoyos no solo de los ciudadanos griegos , también de algunos políticos de la oposición también ha DIMITIDO un ministrito , cosa que por ejemplo en este país es misión imposible. Quizás la culpa o parte de ella la tengan los " civilizados y cultos ciudadanos " europeos que han permitido esta Europa de los MERCADERES , el " tema " griego NO ha terminado todavía , además parece que hay implícito un tema político que quiere que esos políticos " nuevos y sin corbata " no vayan gobernando paulatinamente en otros países de SU Europa . Un cordial y sincero saludo

Juan José Pintado dijo...

Buenas noches Mark, oportuna fábula.
Saludos
Juan José Pintado

Primitivo Algaba Mansilla dijo...

Una moraleja muy sabia para una fábula preciosa y muy bien aplicada a las negociaaciones con Grecia. Un abrazo Mark. Primitivo

Antonio Fernández López dijo...

Como no creo que haya nadie tonto en esta disputa lo que pienso es que Alemania, independientemente de lo que piense la Merkel, tiene que vender a su electorado el principio de autoridad como si Grecia fuera capaz de pagar una deuda que ya mucho sabemos de imposible pago para salvarse ellos mismos. Un abrazo

Independiente Trashumante dijo...

Cada vez son más aplicables las fábulas a las situaciones absurdas a las que se ven abocados los estados nacionales, una vez que su poder ha sido entregado en manos de otros, los "outsiders" no sometidos a la ley, los grandes grupos financieros y empresariales cuya única ley es la especulación.

Gracias y saludos.

Ger mán dijo...

Lo que cuenta la historia es indudablemente cierto. Respecto de la deuda griega, lo lógico hubiese sido alargar los términos de la deuda y en coordinación con la Troika establecer un plan de recuperación, que implicaría cambios drásticos en Grecia.