viernes, 26 de junio de 2015

¿Con Franco se vivía mejor?





Con la perspectiva Neoclásica se analizaba el comportamiento de las unidades económicas que tomaban las decisiones (familias, empresas…), y este análisis puso la Microeconomía en un primer plano.

El ceteris paribus” (del latín: todo lo demás constante) de Marshall establecía que para analizar un problema económico se debe asumir que todo el resto de los factores permanecen constantes.

Si utilizásemos esta perspectiva, y aparcando todo lo negativo que implica una dictadura ¿podríamos comparar algunos datos económicos de manera independiente?
Si lo hacemos, podemos ver que los datos de 1975 (último año del franquismo) comparados con los actuales podrían dar mucho que pensar.

Un paro del 4% frente a un 24% actual…quede claro que la fiabilidad de las cifras es muy similar a la actual (las estadísticas eran del INEM en vez del SEPE…)
Un IVA del 2% frente a un 21% actual (ni existía IVA…)
La independencia de la política monetaria. España podía devaluar “su” peseta…ahora dependemos de Europa…
El crecimiento del PIB era del 7% frente a un 1,5 actual
El tema hipotecario era mucho más claro. Muchas hipotecas (siempre a tipo fijo) las pagaba la inflación. Y no había desahucios ni deudas eternas con los bancos…
Y los españoles se jubilaban con 65 años (sin tener que haber cotizado 35…)

Nuestra pertenencia al Euro se ha convertido en una “jaula de oro” que fue maravillosa al principio…¿los griegos ya están a punto para volar de nuevo?
España e Irlanda tenían en 1975 la misma renta pér capita, y actualmente Irlanda tiene el doble que España. 

Decía Groucho Marx: ¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?

Ceteris paribus…

Mark de Zabaleta

12 comentarios:

de soslayo dijo...

Esta vez me lo pones muy difícil... Desde luego con Franco no. Pero luego tus argumentos me convencen de lo contrario. Dios quiera que Franco no haya tenido nada que ver...

La mayoría de las veces no te entiendo, y cuando te entiendo, o creo que te entiendo miedo me das...

¿Verdad que los griegos están peor que nosotros? Por favor, di sí. Muchas gracias.

Salud.

Águeda Conesa Alcaraz dijo...


MarK: no recuerdo muy bien si vivía mejor con Franco o vivía peor (tenía 11 años cuando éste dictador murió), pero he leído tu post y es cierto todo lo que nos escribes…Creo que España ha caído en picado….Con Franco no existía la libertad de pensamiento. Yo viví una infancia en el campo, donde las tradiciones familiares se cumplían. Había respeto a los mayores, educación, valores morales…
Ahora, sí hay libertad…pero somos un país de españoles desmoralizados, con separatismos, decepcionados, hambrientos de trabajo, sin ilusiones. Hay millones de parados y los pocos que lo tienen están angustiados y apretándose el cinturón para poder mantener a la familia, para pagar y pagar los impuestos tan elevados que hay.

No entiendo mucho de economía, pero por lo que te leo , poco a poco entiendo conceptos.

Creo que PIB crecía en un 7%, ahora ni crece, sólo retrocede. En 1973 habían unos 500.000 parados…hoy superamos los 5 millones…
No peligraba la Seguridad Social…ahora los que pueden se pagan un seguro privado..y el resto tememos la implantación del copago…
Creo que para cobrar la pensión máxima debías trabajar los dos últimos años antes de la jubilación y haber cotizado al menos 20 años…Ahora debes trabajar los 15 últimos y cotizar 35 años..
En 1975 el IVA estaba en un 2%, pero llegó la democracia y cada gobierno fue incrementado el IVA…hasta el 21% actual. Y ¿la jubilación? iremos en sillas de ruedas o con bastones a trabajar…esto es increíble…feliz fin de semana caluroso.

Mark de Zabaleta dijo...

Me ha parecido interesante sacar este tema a debate para intentar que todos reflexionemos sobre algo básico...la calidad de vida del ciudadano. Evidentemente la democracia ha sido un gran logro...pero nuestros políticos metidos a economistas no lo han hecho tan bien...aunque nadie pueda pedir responsabilidad alguna por sus graves errores....

Gracias por vuestros sinceros comentarios.

Juan José Pintado dijo...

Buenas noches Mark, tal como lo planteas no admite ni comparación... como yo digo, incluso con todo eso que había, las empresas obtenían beneficios... con empleos estables, ayudas familiares, etc... Ahora bien, con una dictadura como la copa de un pino, y una ausencia de libertades y represión total...
Yo creo que no son etapas que se puedan comparar. El problema fundamental, es que, claramente, tienen como objetivo desmontar el Estado de Bienestar, y lo malo es que lo está haciendo con la pasividad de unos, y el aplauso de otros, que incomprensiblemente se sitúan del lado de sus verdugos.
Desde hace años y, cada vez más han triunfado las ideas neoliberales más conservadoras, tanto a nivel político, como en medios de comunicación, ámbitos académicos,...
Recuerdas aquello del pensamiento único, discrepar sobre lo más mínimo era sentirte como raro, o cuanto menos obsoleto... cuando en realidad. lo que ha triunfado es la corrupción de todo tipo, no sólo económica aunque en el fondo sea de ese tipo, sino ideológica, unida a una perdida de todo espíritu ético y, en el fondo una enorme ignorancia de muchos que lideran y generan opinión.
En fin, no me extiendo más.
Saludos.

Óscar Gartei dijo...

Es desconcertante, pero también era otra tesitura económica. Las variables en absoluto son constantes, mucho menos en un paradigma globalizado, por lo que las comparaciones están muy bien pero hay que tomárselas con cuidado. Lo que es innegable es que un mundo tan globalizado y dependiente de entidades económicas internacionales -que persiguen fines propios- es peligroso. La Unión ha dejado claro que esto es una desunión, cada uno tira para su lado, sálvese quien pueda. Y, además, los políticos no lo han hecho bien, no; se han amancebado. Siempre he defendido modelos de sostenibilidad autosuficientes, en la medida de lo posible, por una sencilla razón: son menos peligrosos para el ciudadano.

Manuel dijo...

Respondiendo literalmente a tu pregunta: por muy mal que lo estemos pasando "Dictaduras NO, GRACIAS".
La cifras que nos ofreces, no dejan de ser cifras. No teníamos esa intranquilidad de no saber si vas a poder atender el pago de los servicios más básicos, como sucede hoy. pero hoy tenemos eso tan importante llamado "Libertad", que no tiene precio alguno, y como me dijo mi padre el día que enterraron a paquito: "va a ser duro, pero ojalá nunca tengamos que dar un paso atrás". (y te pongo un breve ejemplo, hasta poco antes de morir el dictador, cuando yo acudía a reuniones, siempre llevaba a los grises pisándome los talones; no te cuento más....)
Yo soy de los que piensan, que llegará el día en que los políticos paguen sus errores, el Estado de Bienestar mejore, y no sea como siempre, el pueblo llano el perjudicado. Hay que ser optimistas.
Un abrazo, y muy interesante como has planteado este tema.

Manuel dijo...

Perdona, pero se me ha olvidado poner a continuación de mi ejemplo ¿si eso, era Calidad de Vida?. Reflexionemos.
Saludos.

Primitivo Algaba Mansilla dijo...

Y éramos más jóvenes, Mark
Un abrazo
Primitivo

Antonio Fernández López dijo...

Gracias, amigo. Aquí estoy de nuevo dispuesto, como siempre, a seguir aprendiendo. Seguramente a los datos que comentas sobre 1975, habría que ponerles también de contrapeso los millones de emigrantes que teníamos repartidos por el mundo, sobre todo por Europa. En fin, ya sabes que yo de esto no entiendo. Sólo me fijo con interés. Un abrazo

Lorenzo Garrido dijo...

¿Y somos libres ahora? No lo creo, la gente sigue atada a créditos hipotecarios, trabajos peor remunerados que hace un par de años. Lo primero que ha caído, precisamente, con las nuevas reformas ha sido la libertad. Somos menos libres que antes, y la prueba es que la gente está obligada a trabajar más horas por menos dinero. O bien, queda la opción de abandonar el país. Libres, sí, de irnos. Y algunos, ni eso.

Independiente Trashumante dijo...

Hablas de un momento, independientemente de la dictadura que se sufría en España, en que se estaban dando en el mundo los últimos coletazos del control de lo económico por lo político. Hoy es justo al revés y eso ha hecho que todo haya degenerado.

Gracias y saludos.

Ger mán dijo...

Me parece un ejercicio estupendo para pensar. Creo sin embargo que lo que añora mucha gente es tener 30 años menos. Pero de alguna manera es cierto, el progreso implica también enfrentarse a mayores dificultades. Respecto del paro, hay que admitir que los 70 hubo emigración, y buena parte se fue a Alemania. El crecimiento del PIB hay que analizarlo detenidamente, porque crecer por crecer puede no tener sentido, con la burbuja inmobiliaria se creció, pero a qué coste. Que se recaudase menos puede querer decir que había menos riqueza y nivel salarial. ¿Para qué se devaluaba? Para que viniesen más guiris en verano y poder exportar naranjas y melones al norte: eso nos da una idea del tipo de país que éramos. Respecto de las hipotecas, hemos pasado de un extremo al otro: la vida ha subido, pero no tanto como para empeñarse más de 30 años para pagar un piso. Y respecto de la jubilación, convengamos en que se vive más tiempo y creo que mejor.

Veníamos de un mundo cutre, en blanco y negro y con bigotito facha, un país un tanto paleto e inexperto, y partiendo de tan atrás hubo que ir deprisa, a veces demasiado. Eso explica tantos errores por el camino. Pero es lo que hay. Un saludo.