viernes, 19 de septiembre de 2014

Flujo Circular de la Renta… ¿hacen falta los bancos?



El flujo circular de la renta es un modelo que sirve para explicar de forma muy simplificada el funcionamiento básico de la actividad económica. Este modelo nos  ayuda a entender entre quienes se produce un intercambio, es decir, quienes intervienen en la economía y en qué consisten esos intercambios.
El modelo más sencillo del flujo circular de la renta representa una economía con sólo dos agentes: las economías domésticas y las empresas. Existen otros agentes, el Estado y el Sector exterior, que, a través de los impuestos y transferencias que realiza el primero a economías domésticas y empresas y las exportaciones e importaciones que realiza el segundo, influyen en el flujo circular de la renta.
El tema es analizar cómo se mueve la renta en una economía. A continuación trato de resumir una curiosa explicación que dio un economista americano en una de sus conferencias sobre este tema. Allí se trataba de un hombre de negocios de la ciudad que se presenta en un pueblo perdido de un Estado del interior. Este “golpe de efecto” se ha trasladado de diferentes formas a todos los idiomas…pero permite asimilar el concepto del “flujo circular de la renta” de una forma inolvidable.
Versión resumida a la “española” (existen múltiples versiones): En esta se habla del sector exterior (se importa algo) y del sector público (se paga algo al ayuntamiento)…siempre con un irónico sentido del humor:
Llega un americano vestido impecable, con traje y corbata, a un pueblo perdido de Castilla y pregunta  a un vecino, en un perfecto castellano, dónde hay un hotel. Éste le responde que en el pueblo no hay hotel, pero que en la Plaza Mayor hay una Pensión muy buena.
Nuestro “turista” aparca su cochazo (americano) en la Plaza y entra en la Pensión. Se presenta y pregunta al posadero si tiene una “suite”,  le dice que no, pero que en el cuarto piso hay una habitación muy grande con cuarto de aseo. Mister Smith le dice que viene con idea de instalarse en el pueblo para montar una fábrica de componentes electrónicos, le deja su pasaporte y  20 billetes de 100 Euros ( ¡a lo grande!) tras preguntar si sería suficiente para instalarse unos tres meses ( le había dado como precio 25 Euros/noche), pero que primero sube a ver la habitación y refrescarse.
Antonio, el posadero, con los billetes en la mano ve la oportunidad de saldar sus cuentas con la tienda de ultramarinos, la carnicería, el pescadero, el panadero, el transportista, el mecánico y hasta el alquiler que debía al ayuntamiento por el salón que le dejaron usar para una reunión de viajantes de pinturas que vino a la Pensión.
El mecánico debía dinero de unos amortiguadores importados al del transporte, que a su vez debía en la panadería y los ultramarinos. El del ayuntamiento tenía facturas pendientes con el carnicero. El panadero pagó al pescadero, que, a su vez, hizo las paces con el mecánico….
Al cabo de una hora y veinte minutos entra una chica de muy buen ver en la Pensión y deja sobre el mostrador los 20 billetes de 100 Euros que debía al posadero por la utilización “regular” de la habitación en estos últimos meses…¡porque fiaba a casi todos los del pueblo!
Finalmente el americano baja tras refrescarse, le dice al posadero que casi prefiere comprar una casa, le deja un billete de 50 y recupera sus 20 billetes de 100 y su pasaporte.
Cuando una economía entra en crisis es porque se va desinflando tanto el Consumo, porque no hay ingresos debido a que las empresas ( comercios etc.) no venden (y despiden empleados), como la Producción de las mismas debido a la falta de confianza. Es en ese momento cuando hace falta un acelerador que permita volver a lanzar esa complicada maquinaria, sus engranajes, en movimiento…
Y ese acelerador no tiene que ser necesariamente un Banco ¡!

Mark de Zabaleta

22 comentarios:

Manuel dijo...

¿Y quien le devuelve la confianza al pueblo, para que el dinero circule?; con estos contratos precarios, estos políticos corruptos, estos banqueros desahuciando diariamente a cientos de ciudadanos, y el poder del dinero privado volando hacia paraísos fiscales.Todo una vergüenza; y hasta que estos títeres de la señora Merkel no desaparezcan, yo personalmente no veo la solución.
Un cordial saludo.

mmhr dijo...

Muy interesante, Mark. Según ese ejemplo, en el que el banco no intervino se puede plantear la necesidad de la banca en la microeconomía, a nivel local. La cuestión es cuando se necesitan sumas de muchos ceros en un ámbito geográfico más amplio; entonces surgiría la banca para facilitar las transacciones (parte del origen de la banca en la Edad Media). Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Te leo y me has sacado de la costumbre de lo que leo a diario muy bueno tu blog

HArendt dijo...

La anécdota me ha parecido muy sugerente, amigo Mark, pero no acabo de entender el papel que en la misma se asigna a los bancos. Si es el de meros intermediarios en el flujo de capitales, debería bastaría que el Estado regulara su funcionamiento y su papel en la economía...,¿o no es así?

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Manuel,
Efectivamente, sin trabajo no hay rentas que circulen...
Y no saben cómo arreglarlo!

Saludos

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Mmhr,

Esta "anécdota" trata de llamar la atención sobre la posibilidad de "inyectar" dinero en una Economía por vías alternativas sin ser atenazado por los Bancos. Y existen esos "americanos"...pero hay que saber hacerlo!

Saludos

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Recomenzar,

Mi más sincero agradecimiento.

Saludos

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Harendt,
Es un caso "ceteris paribus" que analiza la inyección monetaria en un pueblo sin necesidad de bancos. Es obvio que en la vida real habría que buscar "esa" vía alternativa vía Cooperativas de Crédito para escapar de las limitaciones bancarias !

Un cordial saludo

igoa dijo...

"Cooperativas de Credito", dices, Mark...
Pues se ve que nadie se lo ha sugerido a nuestros, suyos, dirigentes.
Lo que se esta disparando es el MIEDO!
gRACIAS.
uN ABRAZO

Antonio Fernández López dijo...

Parece casi un sarcasmo hablar en este momento de Cooperativas de Crédito cuando sabemos que el conglomerado de Mondragón está también en crisis pero creo que, a pesar de todo, ese es el camino. Un abrazo

Amatista Amatista dijo...

MUy interesante tu entrada, gracias por visitarme,en este humilde espacio que comienzo,saludos, Amatista

Carlos Martinez dijo...

Harán falta otros, pero estos mantenidos desde luego no, porque nos cuestan un ojo.

Aurora Aguado dijo...

Si, Mark, es una buena forma de impulsar la economía y prescindir de los bancos que se comen el capital.
Un saludo.

inma dijo...

Muy bien expuesto.
Ayer me llama una chica del BBVA y me dice si tengo unos minutos para hacerme unas preguntas, respondo que de qué tipo de preguntas se trata; me responde que sobre mi satisfacción con el banco. Mi respuesta automática y directa: les doy un cero. Desde hace años he perdido la confianza en cualquier tipo de entidad financiera. Es mi opinión personal e intransferible.
Saludos, Mark

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

MarK: muy bien expuesto el tema que nos traes, y que nos hace pensar...pero ¿qué otra alternativa hay?. Los bancos nos sacan lo poco que podemos tener y no confio en ninguno. Un saludo

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Igoa,

Mucho miedo a tomar iniciativas...


Saludos

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Antonio,

Es el único camino que queda....

Saludos

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Amatista,

Ánimo, que lo harás muy bien !

Saludos

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Carlos,

Ciertamente hay que inventar algo nuevo...

Un cordial saludo

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Aurora,

Tenemos que buscar soluciones factibles !

Un gran saludo

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Inma,

Mencionas un gran ejemplo = gran tomadura de pelo...

Saludos

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Águeda,

Hay que crear un Banco del Pueblo/Ciudadano para que haga "banca" y no negocio....

Saludos