sábado, 28 de junio de 2014

Nos damos cuenta (tarde) de que hemos errado.

La Economía puede definirse como la Ciencia que estudia la satisfacción de necesidades alternativas con unos recursos escasos.
Es una Ciencia Social que estudia el comportamiento humano...y sus consecuencias (económicas) para la sociedad.
A pesar de que los recursos existentes son muchos, recordemos los dicho por Malthus: "...afirmo que el poder de la población es indefinidamente mayor que el de la tierra para producir bienes de subsistencia para el hombre. La población, cuando nada la frena, aumenta en una progresión geométrica. Los bienes de subsistencia sólo aumentan en una progresión aritmética. Una ligera familiaridad con los números pone de manifiesto la inmensidad del primer poder en comparación con el segundo”. Hablamos por tanto de Recursos siempre Escasos...
Y satisfacer necesidades alternativas implica elegir. Tanto los ciudadanos, como las empresas o las naciones. Si dedicamos los recursos disponibles a construir aeropuertos, por ejemplo, no podremos construir colegios y hospitales. Si dedicamos nuestro tiempo libre a ir al cine, no podemos dedicarlo a hacer deporte. Toda elección supone un sacrificio: el coste de oportunidad.
¿Cómo elegir? Existe la clásica respuesta (muy utilizada por los políticos...) "de un modo eficiente"...¿Qué es la eficiencia? Una situación es eficiente cuando no se puede producir más de un bien sin renunciar a la producción de otro.
Existe la FPP, la Frontera de Posibilidades de Producción ( algo así como 1 aeropuerto y 10 hospitales o 2 aeropuertos y 1 hospital...), que es un modelo económico que permitiría ayudar en esa elección...
Y, en este punto, "Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho", porque entramos en la política. Recuerden lo dicho por Kruschev ..."Los políticos son siempre lo mismo. Prometen construir un puente aunque no haya río". ¡En Castellón construyeron un aeropuerto sin aviones!
Elegir significa equivocarse. Pero muchas decisiones se toman manejando el dinero social o sacrificando a la población (la famosa Deuda Pública...)...y los gobiernos que toman "esas" decisiones se van, pasando la patata caliente al siguiente...
Y el pueblo puede votar para cambiar estos errores. Pero Moravia fue muy claro: "curiosamente los votantes NO se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado"
¿Nos damos cuenta tarde del error? Es el coste de oportunidad...

Mark de Zabaleta

4 comentarios:

HArendt dijo...

Estupendo análisis, amigo Mark. Nosotros nunca nos sentimos responsables de nada. Ni para bien ni para mal. La culpa es siempre del gobierno de turno, no de los que lo eligen. Así nos va. Un saludo muy afectuoso.

ANGELINA GOMEZ RUEDA dijo...

Cuando la deuda pública baje, será un buen presagio, de momento no puede porque la corrupción impera en quienes tienen que distribuir el dinero de todos.

Saludos

Antonio Fernández López dijo...

Siempre útiles para mi tus explicaciones. Es verdad que tenemos que asumir que la libertad es un compromiso y en ningún caso es inocua. Cada decisión tienes sus implicaciones posteriores, algunas muy dolorosas y muy largas de pagar. Un abrazo

Aurora Aguado dijo...

Venía a visitarte, me alegra la entrada a un nuevo blog. Tus escritos siempre tan interesantes.
Un saludo Aurora Aguado.