domingo, 14 de julio de 2013

La última ruina de Grecia…tras el Parthenon, el Euro.



El Partenón (literalmente «la residencia de las jóvenes»), es uno de los principales templos dóricos que se conservan, construido entre los años 447 y 432 a. C.
Hace 15 años, Grecia no era un paraíso, pero tampoco estaba en crisis. El desempleo era elevado pero no era catastrófico, y el país más o menos se valía por sí mismo en los mercados mundiales, ya que ganaba lo suficiente con las exportaciones, el turismo, los barcos y otras fuentes para pagar más o menos sus importaciones.
Luego Grecia se incorporó al Euro, y sucedió algo catastrófico: la gente (Alemanes, Chinos…) creyó que era un lugar seguro para invertir. Entró mucho dinero extranjero en Grecia, una parte de él, no todo, para financiar el Déficit del Gobierno; la economía se aceleró; la inflación aumentó; y Grecia perdió competitividad. Sin lugar a dudas, los griegos despilfarraron mucho del dinero que entraba a raudales… como hicieron todos los que quedaron atrapados en la burbuja del Euro…
El Partenón tuvo su momento de gloria. Es el monumento más grandioso de la Atenas de Pericles y refleja en la arquitectura el extraordinario florecimiento cultural, de las artes y del pensamiento que alcanzó Atenas durante el siglo V a. C. que culminó con la implantación de la democracia.
Una democracia que se está viendo muy afectada por “ese” nuevo “Parteuron” que se impuso a una Grecia que no lo necesitaba…
En Egipto no tienen el Euro, y fíjense la que han liado por un incumplimiento electoral…
España no comment…ahora estamos con el tema del “Barcenón”…

Mark de Zabaleta

2 comentarios:

juan perez garcia dijo...

Puede que Grecia sea el primer país en salir del euro y recuperar su política monetaria. Aunque sinceramente, no lo creo. No porque fuese una catástrofe para el euro, que no creo que lo fuese dado el peso de Grecia en el total, ni porque los bancos alemanes pusiesen problemas ante la inminente vuelta al dracma, devaluación de la moneda y devolución de deuda pública al cambio devaluado con las consiguientes pérdidas. No creo que dejen de que salga por lo mismo que significaba el comunismo para el capitalismo. Es una opción diferente, ni mejor ni peor, pero rival ideológico. Un contrapeso moral, una lucha de ideología.

Parece que todo el mundo está de acuerdo en que no hay vida fuera del euro, pero tampoco lo sabemos porque no ha salido nadie del euro. ¿Que pasaría si un país sale y en uno o dos años las cosas mejoran?. Con una política monetaria secuestrada y una política fiscal encorsetada, las posibilidades de hacer política económica dentro del euro son escasas. Por otra parte eso es lo que se busca desde finales del SXVIII. La no intervención del estado en la economía, santificada por la escuela de Chicago. Y se repiten los mantras como, no hay opción, és lo único que se puede hacer, no queda más remedio...La idea es repetir hasta la saciedad que no hay más visión económica que la que alumbra Friedmann. Éste, en una entrevista en televisión, afirmaba las bondades del liberalismo capitalista preguntándole al presentador si conocía una manera más eficiente de asignar recursos en la economía. El presentador callaba, posiblemente asustado de que le acusasen de comunista si le llevaba la contraria a un premio novel. Era la otra opción del momento. Pero depende de lo que entendamos por eficiencia y, sobre todo, de los fines de la economía. Los liberales amigos de Friedmann ven al país como una empresa que compite con otros paises en una guerra mundial comercial, como ya lo hiciese Jean Baptiste Colbert en su momento, un juego de suma cero donde la riqueza de uno es el empobrecimiento del otro. Y tenemos que vencer. Y para eso debemos de producir tan barato como China, y en eso estamos, Igualándonos en miseria. Esa es la doctrina económica que impera en la UE. Así que, para salvar a Grecia tenemos que martirizar a los griegos. Es la única salida. Tal vez la salida de Grecia (o de Portugal) nos podrían mostrar caminos alternativos, que los hay, y así comparar con el dogma de fé de la UE. Por eso no creo que dejen escapar a ningún país de las redes, por pequeño que sea, por insignificante que sea su impacto económico. Porque el efecto filosófico podría destruir la UE. Podría ser un contrapeso, una ventana donde ver como funcionan otros métodos en la economía, ya que Japón y EEUU no nos sirven, tal vez por lejanos.

Esto no se puede permitir porque el éxito de la UE depende de la unidad de criterio, unidad de acción, unidad filosófica. Así que se inventarán la europa a dos velocidades, que trata de aislar el cáncer pero controlando la medicina.

Mientras la UE sigue martirizando a los griegos para salvar Grecia. Y también hay que salvar a Portugal, a España, a Chipre y a Irlanda. De momento. Así que....


http://humanosono.blogspot.com.es/

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Juan,
Te felicito por este excelente comentario, muy bien desarrollado. Estamos de acuerdo en que el tema de una potencial salida del Euro queda como un planteamiento teórico/utópico del que no se puede pronosticar el resultado...aunque muchos economistas hablan ya de ello como una necesidad!

Saludos