sábado, 28 de abril de 2012

Krugman lo confirma: La salvación es abandonar el “Patrón Euro”

España se ha convertido en el epicentro de la Crisis Económica Europea. Ya no se puede hablar de recesión; España se encuentra en una Depresión en toda regla con un paro que supera el 24%, comparable al de EE UU en el peor momento de la Gran Depresión, y con un desempleo juvenil de más del 50%...y una imagen que encarece progresivamente los costes de financiación españoles (la famosa prima de riesgo).
Y la historia económica española no se parece en nada a la de Alemania. España no ha sido una derrochadora desde el punto de vista fiscal; al comenzar la crisis tenía incluso una deuda baja y superávit presupuestario.
Desgraciadamente, también tenía una enorme burbuja inmobiliaria…gracias a los grandes préstamos de los bancos alemanes (que compraban la deuda española). Cuando la burbuja estalló, la economía española fue abandonada a su suerte.
Los problemas fiscales españoles son una consecuencia de su depresión, no su causa.
Y la receta que propone Alemania, una austeridad fiscal aún mayor, es descabellada, porque hunde a las economías deprimidas…
¿Cuál es la alternativa? En la década de 1930 (época a la que Europa se parece cada vez más), el requisito fundamental fue el abandono del patrón oro. La medida equivalente ahora sería una salida del Euro, y el restablecimiento de las monedas nacionales.
Pueden decir que esto es inconcebible y perjudicial económica y políticamente…Pero lo que es realmente inconcebible es mantener el error de imponer una austeridad cada vez más rigurosa a países con este nivel de desempleo, de la época de la Gran Depresión.
Europa necesita Políticas Monetarias Expansionistas, una inflación más elevada, para que exista una esperanza de recuperación para España y los otros países en apuros…
Sin embargo, lo que vemos es una absoluta falta de flexibilidad. En marzo los líderes europeos firmaron un pacto “fiscal” que establece la austeridad fiscal (recortes) como única respuesta ante todos y cada uno de los problemas (chocolate para todos).
Y los directivos del BCE declaran su voluntad de aumentar los tipos a la mínima señal de una inflación más elevada… Es difícil evitar una sensación de desesperación. En vez de admitir que se han equivocado, los políticos parecen decididos a tirar su economía (y a la sociedad) por un precipicio. Y el mundo entero pagará por ello.
Lo dice Paul Krugman…

Mark de Zabaleta  

6 comentarios:

Ana M. dijo...

Es decir ¿volver a la peseta sería una solución? Pues habrá que volver, y tan contentos.

José Ramón Fernández de la Cigoña Fraga dijo...

El problema más que la moneda es la política que se esta haciendo en Europa. Quizás la que sobre es Alemania, que vuelvan al marco y que tengan un marco fuerte que les dificulte sus exportaciones. No acabo de entender el servilismo que se le rinde a Alemania, si arriesgaron su dinero en inflar burbujas inmobiliarias, quizás parte de la deuda se les debería devolver en pisos.

Antonio Fernández López dijo...

A mi, inexperto solemne en economía, lo que más me desespera es la sensación hegemónica de que hay que recortar, que las cosas están mal y que no hay futuro si no recortamos. No sé qué delito hemos cometido para vernos en estas. Yo creo que no se está por la idea der salirse del euro, pereo sí porque hay que crecer y recoretando no hay quién crezca. Un abrazo

IESGANIVET dijo...

Bueno, no pongo en duda la opinión de Krugman. Lo que ne hace dudar son 2 cosas:
1. Por qué otros economistas españoles no dicen esto mismo con claridad? algunos parecen insinuarlo, pero sin demasiada convicción
2. El otro día leía que Tamames decía que salir del euro sería un error.
¿En quién confiar?
Un saludo: emilio

Antonio Fernández López dijo...

ya sé que me cuelo por alguno de tus huecos, pero no quiero dejar de comentarte que la vistoria de Hollande, en principuio y a pesar de no creer en los milagros desde hace ya bastante tiempo, me parece una noticia esperanzadora y que conviene, creo yo, seguir de cerca. Un abrazo

L.N.J. dijo...

Tantas cosas habría que recuperar, quizás aquellas que no quisimos, no lo sé. Pero esto es un desastre y lo digo entre una media sonrisa.
Gracias por tu bello mensaje, no sé que pasa que no puedo publicarlo desde mi correo.

Besitos.