sábado, 18 de febrero de 2012

El Euro… ¿Crónica de una Grecia anunciada?

En el suplemento de "EL MUNDO" del 30/01/2011,  el nobel de Economía griego Cristóbal Antoníu Pissarides   evocaba una "suspensión del euro" para varios países, entre los que citaba Grecia, Portugal y España.
Su planteamiento teórico era una salida del Euro para devaluar sus monedas, haciendo posible  recalcular su Deuda y su nuevo porcentaje  real de participación en el Euro… como la solución para la moneda única.
Ha pasado más de un año y tres “grandes” economistas españoles (Schwartz, Cabrillo y Castañeda) redescubren esta propuesta de Pissarides en el “EXPANSIÓN” del 18/02/2012 bajo una posible convivencia de Dracma y Euro diciendo “La solución tiene que combinar los siguientes elementos: 1) Grecia no debe salir del Euro; 2) Grecia tiene que volver al dracma y devaluarlo al menos en un 50%; 3) el Estado griego ha de suspender pagos y convocar un concurso de acreedores para lo pendiente de su deuda soberana; 4) hay que evitar una carrera contra los bancos que deje la economía griega sin más dinero que la calderilla”.
El artículo sigue… “La deuda nueva podría emitirse en la moneda que más conviniera, a su precio correspondiente. Sería posible pagar los impuestos en dracmas o en Euros, a voluntad. El Estado griego denominaría sus gatos en el interior en dracmas”, concluyen. En teoría, esta solución parece verosímil.
¿Ahora se han dado cuenta? Si la clase política es muy lenta en la toma de decisiones, los economistas no pueden tardar tanto tiempo (más de un año) en confirmar las propuestas efectuadas por un Premio Nobel (griego!) de Economía.
Ya saben…”cuando veas las barbas de tu vecino pelar…”

Mark de Zabaleta

5 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

Muy buen artículo. España tiene que volver a la peseta, le va la solvencia, la dignidad y la supervivencia en ello. Pero hay demasiados chupones, me temo, que no están interesados. Europa va a estallar de un momento a otro por causa de que los avaros se han hecho con el poder absoluto.

montejb dijo...

Felicitaciones Mark por compartir tan buena noticia. Por lo visto si que hay soluciones a la crisis, si se quiere claro.

Empiezo a dudar muy mucho de quién está al frente de la nave, si un enloquecido Hall o un puñado de ineptos y cobardes que no tienen autoridad ni se atreven a desconectar el piloto automático que nos va a llevar a una crisis social y de desabastecimiento.

Sigo pensando que el dinero solo es un medios si valor propio, que es de gran utilidad si se empleara para cambiar nuestro tiempo con el de los demás. Así, se necesita ABOLIR el punto 21.1 Operaciones con entidades públicas, del artículo 123 del Tratado de Funcionamiento de la UE que impide a los Estados financiarse en sus necesidades dinerarias directamente a coste 0 de la propia emisión de su dinero que es de todos, pues dicho artículo supone conceder el monopolio a la Banca en la gestión del dinero que es de utilidad pública Universal, como instrumento de intercambio de nuestro tiempo con el de los demás.

Un gran saludo,
Juan Bernardo montejb

Inma dijo...

Hola, Mark.
Yo no sé si será la verdadera salida a la situación critica. Los números macroeconómicos se me escapan. Lo que realmente veo es la situación política en Grecia, ni el primer rescate, ni el segundo (caso de ser aprobado) solucionan nada. SIguen los ajustes, recortes y despidos de funcionarios. EN Un articulo de El Pais (de hoy) se pone de manifiesto la precariedad que se vive. La clase media o profesionales liberales están desapareciendo, a malas penas sobreviven, para no hablar de jovenes, pensionistas o autónomos.
Cada dia sé que no sé nada, que todo se me escapa y que entiendo menos a la casta politica.
Cordial saludo

montejb dijo...

Apreciado Mark, pienso que va siendo hora de decir las cosas como son.

Las Deudas nunca se pagarán. Matemáticamente es imposible que se puede pagar las deudas actuales, entre otras razones por una esencial, no se pueden generar excedentes en la economía real, en situación deprimida o de recesión profunda para pagar las deudas existentes que generan más del 400% de beneficio a los tenedores de deuda, entorno al 5%, es decir, es decir un más del 400% del 1% actual de barra libre del BCE, cuando los intereses a pagar por el deudor no debieran de superar el 1,05% dada a cuantía. Se necesita cambiar de sistema, agrupar y aplazar todas las deudas al menos 20 años o el tiempo que sea necesario de manera flexible, en cuanto a la disponibilidad de amortizarlas con unos intereses ajustados en base al crecimiento real de la economía y, en este tiempo, intentar descubrir la formulación que permita establecer en armonía y equilibrio nuevas las leyes éticas y normas que impidan las actuales discriminatorias e ilícitas que pervierten los más elementales Derechos Humanos y que proporcionan ventajas y posición de dominio a una minoría en perjuicio de la inmensa mayoría.

Un saludo

Antonio Fernández López dijo...

Ya no sé dónde meterme para encontrar algo nuevo. Prefiero aquí, que estoy más tranquilo. Ya te comenté este artículo hace unos días y desde el máximo respeto a tu libertad, créeme que estoy esperando el siguiente. Un abrazo y gracias por tus comentarios