sábado, 16 de abril de 2011

GEORG HEGEL (1770-1831) “las Recetas de la Dialéctica”…para Marx?

Vamos a ubicar a Hegel. Fue coetáneo de Malthus (1766-1834) y de Ricardo (1772-1823) y unos 50 años más joven que Adam Smith y Emmanuel Kant, cuyas obras sí conoció…y la revolución francesa en su época de estudiante…No conoció a Marx (1818-1883)
Hegel era un pensador muy oscuro. Sus escritos eran de complicada lectura, como las recetas médicas, que muy pocos saben descifrar (aparte de los farmacéuticos dotados del don de la videncia). Publicó muy poco en vida, y lo fundamental de su obra fue editado por sus alumnos tras su muerte.
“Uno solo me ha comprendido, y sin embargo no me ha entendido”. La Dialéctica, fruto de tensiones y contradicciones, hace que en el acto del saber la negación desempeñe un papel fundamental. Es lo que Hegel denomina “poder prodigioso de lo negativo”.
Un ejemplo que el mismo Hegel da, es el del ciclo de vida de un árbol de frutos. El momento o instante de la “tesis” sería el de la semilla, la cual no es ni árbol ni fruto. Cae al suelo, germina, crece y se convierte en árbol; es el momento de la “negación” de su estado de semilla. Andando el tiempo, el árbol produce frutos que no son ni semilla ni árbol, sino una negación “doble” de la semilla y del árbol; es el instante de la “síntesis”. Y de nuevo, el “círculo” dialéctico comienza con otra “tesis” o semilla, etc.
Considerado por la Historia Clásica de la Filosofía como el representante de la cumbre del movimiento alemán del idealismo filosófico y como un revolucionario de la Dialéctica, habría de tener un impacto profundo en el materialismo histórico de Karl Marx.
Hegel estudió a Smith y la economía política. En contra de Smith, quien desconfiaba del Estado, Hegel no era optimista sobre el curso no regulado de la economía. No sólo porque generaba alienación y convertía a los individuos en engranajes de una maquinaria anónima, sino porque no se autorregulaba y llevaba a extremos de riqueza y pobreza. El contrapeso a la burguesía, los individuos en la sociedad civil, era la clase desinteresada de los servidores públicos que constituía una clase universal porque sus intereses coincidían con los de la comunidad como un todo. Para Hegel tenía que haber una comunidad como parte de la cual la gente se sintiera libre. El hombre no es un individuo, sino un ser social.
Marx perteneció inicialmente a un grupo de “jóvenes hegelianos” que adoptaron las ideas del maestro: el idealismo (la historia es el devenir progresivo de la razón) y la Dialéctica (la evolución se consigue mediante conflictos entre fuerzas contrarias), pero cambió la perspectiva de Hegel…
Mark de Zabaleta


2 comentarios:

montejb dijo...

Estimado Mark,

Gracias por compartir este jardín lleno de flores que permite disfrutar los olores y el paisaje puro, libre de la contaminación del entorno, con el único interés de aprender a ser mejores e intercambiar conocimiento. Albert Einstein, ya dijo, ”El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad”.

Lo anterior me lleva a un epitafio de “Dominique Lapierre, ciudadano de Calcuta. Todo lo que no se da, se pierde”

Seguro que mi estimado Mark y los amigos seguidores de este blog, aprenderemos a saborear los frutos de este árbol.

Un abrazo,
Juan Bernardo montejb

PD. Me alegra que aquí se pueda suscribir a los comentarios de este blog.

Inma dijo...

Hola, Mark.
Te saludo en tu casa de Blogeer; Ya te dije que me parecio un articulo muy interesante, a la espera del estudio y reflexion de Marx.
Que tengas buenas vacaciones.
Un cordial saludo