viernes, 11 de noviembre de 2016

Ronald Reagan





Fue el 40.º presidente de los Estados Unidos de América (1911 - 2004). Tras comenzar en radio como locutor deportivo, pasó al cine, interviniendo en más de 50 películas de Hollywood. Ciertamente no llegó a ser una gran estrella, pero tuvo notoriedad como presidente del sindicato de actores. Ser presentador de televisión le proporcionó la popularidad que le faltaba para dar el salto a la política, integrándose en el Partido Republicano en su ala más conservadora (1962).
Dado su gran carisma para el electorado, Reagan fue elegido gobernador del Estado de California en 1966 (y reelegido en 1970). Tras no presentarse a otra reelección, optó por la nominación a la presidencia tras la caída de Nixon (1974). El partido prefirió a Gerald Ford en 1976… pero Ford perdió las elecciones presidenciales frente a los demócratas, quedando abierto el camino para Reagan en la siguiente convocatoria.
Ganó claramente las elecciones presidenciales de 1980, proclamando el orgullo nacional americano después de la debilidad que la administración de Carter había mostrado; se trataba de recuperar la confianza de los americanos en sus valores tradicionales, seriamente dañada por la Guerra de Vietnam (1969-74) y por el Watergate  de 1973.
La capacidad de Reagan como comunicador le permitió encarnar el sueño de liderazgo fuerte que albergaba el americano medio, proporcionándole una reelección sin complicaciones en 1984, a pesar de su ya avanzada edad.
Hijo de un vendedor de zapatos con problemas de alcoholismo y una madre de fuerte personalidad, el candidato republicano se educó en un ambiente modesto. Su bagaje intelectual era muy reducido: «No es tonto, pero tiene un cerebro perezoso», dijo de Reagan uno de sus consejeros. Tras ganar las elecciones sería el primer presidente divorciado de Estados Unidos, lo que chocaba con su defensa de los valores familiares.
Las duras críticas que recibió al ser elegido presidente contrastan con sus nuevas y osadas iniciativas políticas y económicas. Su particular política económica, la llamada economía de la oferta, "reaganomics", caracterizada por la desregularización del sistema financiero y por las rebajas substanciales de impuestos de 1981.
Durante la administración Reagan, la economía pasó de un crecimiento del PIB del -0,3 % anual en 1980 al 4,1% en 1988 y se crearon 20 millones de nuevos empleos bajando la tasa de desempleo más de dos puntos, pasando del 7,5 % a principios de 1981 al 5,2 % en 1989…
“Triunfar tarde no es triunfar: es alcanzar al mismo tiempo la inmortalidad y la muerte”... (Benjamin Disraeli)

Mark de Zabaleta

4 comentarios:

Arcadio R. C. dijo...

Es oportuna esta semblanza de Reagan porque hay un cierto paralelismo con la situación actual y el presente candidato electo. Sin embargo, aunque conservadores los dos, con ese patrioterismo que a nosotros nos sorprende desde la envidia o el desprecio, según colores, tienen proyectos muy diferentes en lo económico. Reagan optó por el liberalismo (neoliberalismo) pero Trump parece anunciar medida keinesianas (Obras públicas) y proteccionismo. Veremos.
Un saludo.

Antonio Fernández López dijo...

Creo que el mundo en este momento tiene en los EEUU un problema de gran calibre. Esperemos poder seguir siendo nosotros mientras el mundo, bajo la batuta de Trump camina hacia un espacio al que yo no deseo llegar. Un abrazo

galanygarciah dijo...

No se si el mundo tiene o no un problema con Trump , el tiempo lo dirá , pero parece claro que los americanos han votado CAMBIO , salir del establishment , al igual que los ingleses con el Brexit votaron CAMBIO , todo lo contrario que en España que no ha habido CAMBIO , por eso España es como es y esta como esta. Saludos

Juan José Pintado dijo...

Reagan y Margaret Thatcher han sido dos de loa presidentes más nefastos de la historia: iniciaron la desarticulación del Estado de Bienestar, e iniciaron la revolución conservadora mundial, que nos ha conducido al neoliberalismo asfixiante que padecemos.