miércoles, 9 de noviembre de 2016

“Alea jacta est”





La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos ha confirmado que ni los sondeos ni las grandes opiniones de los especialistas en política internacional conocen la realidad ciudadana. Ciertamente las encuestas le daban una remota posibilidad de ganar, pero el consenso era que Hillary Clinton sería la ganadora.
Aunque Trump haya utilizado como estrategia electoral la defensa del estilo de vida americano, algo que ha calado muy hondo en los Estados de la América profunda, frente a multitud de grupos sociales que lo han podido discutir, es muy posible que una vez en el poder y con la cruda realidad del gobierno más importante del planeta, el nuevo presidente realice un esfuerzo de comprensión y contención que mitigue sus ácidos planteamientos de campaña para dar paso a un gobierno incluso moderado y receptivo. Lo que ha quedado claro es que el pueblo estadounidense le ha concedido un triunfo legal en el Colegio Electoral, que es donde se elige al presidente de los EEUU.
Esta situación merece una profunda reflexión sobre el alcance del malestar social y el auge de ciertas actitudes intolerantes que han permitido que Trump sea el próximo ocupante de la Casa Blanca.
Porque “Alea jacta est” y ya no hay vuelta atrás…
La elección de Trump es una clara expresión de la profunda división que existe en Estados Unidos y de los profundos desencuentros entre el gobierno y los ciudadanos…
Y es algo que recuerda al voto del BREXIT en Gran Bretaña. Al principio era algo terrible y los mercados bursátiles y los tipos de cambio reaccionaron negativamente…y, al final, todo ha vuelto a la normalidad.
Ahora la elección democrática de Donald Trump es vista como el caos total o el fin del mundo. Ya pocos recuerdan lo que decían los grandes expertos en política internacional cuando fue elegido Ronald Reagan. Era terrible ver a un actor de Hollywood al frente de USA…y no fue tan malo como lo pintaban.
Y sobre lo que ha dicho en su programa electoral, recuerden que Mariano Rajoy normalmente no respeta casi nada de lo que anuncia en campaña y no pasa nada… “prometer hasta meter (la papeleta en la urna) y una vez metida olvidar lo prometido” …
Posiblemente el gobierno Trump tenga poco que ver con lo visto en su campaña…
Tiempo al tiempo

Mark de Zabaleta



3 comentarios:

Arcadio R. C. dijo...

Comparto tu análisis y me apunto a tu predicción... por la cuenta que nos trae.
Saludos.

galanygarciah dijo...

OK

Manuel dijo...

He preferido escribir aquí, tras leer el ejemplo de Reagan, porque me interesaba mucho conocer tu opinión sobre Trump, y me parece muy acertado lo que dices, que hay que darle tiempo, a pesar de tan demagógica campaña; además pienso, que el tema de los hispano se quedará todo en aguas de borraja. De una o de otra forma, no se lo van a permitir.
Un abrazo.