viernes, 23 de septiembre de 2016

Un experimento “socialista”





Lo que ustedes van a leer a continuación lo he leído en el blog “Los ojos de Julia” y me ha parecido una interesante reflexión…
Un profesor de economía decía que nunca había suspendido a ningún estudiante… hasta que una vez suspendió a una clase entera.
En sus clases siempre había insistido en que el socialismo realmente funciona con un gobierno asistencialista que intermedie sobre la riqueza, entonces nadie sería pobre y nadie sería rico, todo sería igual y justo.
El profesor entonces dijo: “Está bien, vamos a hacer un experimento socialista en esta clase. En lugar de dinero, usaré las notas de sus exámenes. Todas las calificaciones se otorgarán en base al promedio de la clase, y por lo tanto serán algo justo. Todos reciben las mismas notas, lo que significa que, en teoría, nadie va a fallar, así que cualquier persona podrá obtener un Sobresaliente”.
Después de calculada la media del primer examen, todos recibieron un Notable. Quién había estudiado con dedicación se indignó, pero los estudiantes que no se habían esforzado estaban muy contentos con el resultado.
Cuando se hizo el segundo ejercicio, los perezosos estudiaron aún menos, ya que esperaban obtener buenas calificaciones de todos modos. Aquellos que habían estudiado mucho anteriormente, decidieron que ellos también se aprovecharían de las notas de otros. Como resultado, el promedio de la segunda prueba fue una Aprobado.
Nadie estaba contento.
Después de la tercera prueba, el promedio general fue de un Suspenso.
Las notas no volvieron a los niveles más altos, pero los desacuerdos entre los estudiantes, la búsqueda de culpables y las malas palabras se acabaron convirtiendo en parte de la atmósfera de esa clase.
La búsqueda de la “justicia” de los estudiantes había sido la causa principal de las quejas, el odio y el sentimiento de injusticia que pasaron a formar parte de esa clase.
Al final, nadie quería estudiar para beneficiar al resto.
Por lo tanto, todos los estudiantes repitieron el curso … para su sorpresa total.
El profesor explicó: el experimento socialista fracasó porque cuando la recompensa es grande el esfuerzo por el éxito individual es grande.
Pero cuando el gobierno quita todos los premios a la hora de tomar las cosas de los demás para dar a los que no lucharon por ellos, entonces nadie va a tratar o querer hacer lo mejor posible. Tan simple como eso “.

1. No se puede llevar a la prosperidad a los más pobres, sólo sacando la prosperidad de los más ricos;
2. Para recibir sin tener que trabajar, una persona tiene que trabajar sin recibir;
3. El gobierno no puede dar nada a nadie que no lo ha tomado de otra persona;
4. Al contrario de lo que se cree, es imposible multiplicar la riqueza, tratando de dividirla;
5. Cuando la mitad de la población cree la idea de que no tienen que trabajar porque la otra mitad de la población va a apoyarla, y cuando la otra mitad cree que no vale la pena trabajar para mantener a la primera mitad, entonces llegamos al principio del fin de una nación.

Ustedes saquen sus propias conclusiones. 
¿No les parece una peculiar crítica del socialismo?

Mark de Zabaleta

4 comentarios:

Manuel dijo...

Pues la verdad, es que si es una forma peculiar de contarlo. Y todo muy bien razonado.
Gracias por compartirlo.
Un abrazo.

igoa dijo...

Me parece acertadisima en el momento evolutivo del ser humano. Si!
Asi se demuestra una y otra vez.
Gracias y saludos

Antonio Fernández López dijo...

Es que sin la cultura del esfuerzo no vamos a ningún sitio. El esfuerzo debe ser el fundamento del éxito. Un abrazo

Ger mán dijo...

No tengo muy claras las conclusiones del experimento. Pero sí creo una cosa, que si en las escuelas se suspendiera o aprobara la clase entera, obligaría a la cooperación y el trabajo en equipo: los más talentosos tirarían del grupo, evidentemente, y no creo que acabaran en el conformismo de la mediocridad. Y los que experimentan más dificultades, buscarían su lugar para no quedar marginados por no resultar útiles al sistema. Pero para eso haría falta buenos profesores y un sistema educativo totalmente distinto.