viernes, 19 de agosto de 2016

Europa y su Euro son el gran problema…





Cuentan que Einstein se encontró con Charlot en una fiesta y le dijo: “lo que admiro en usted es que su arte es universal, todo el mundo le comprende”. Charlot respondió: “Lo suyo es mucho más digno de elogio: todo el mundo le admira y prácticamente nadie le comprende” …
Y la Unión Europea es algo que todos los políticos admiran y el pueblo no comprende.
En base a los datos de junio la deuda del conjunto de las administraciones públicas subió en 18.549 millones de euros y se situó en 1,107 billones de euros, nuevo máximo histórico, prácticamente el 101% del PIB, según los últimos datos del Banco de España. Esto es realmente preocupante para el Ministerio de Economía, porque la deuda pública alcanza un nivel que supera el objetivo del Gobierno para todo el año, situado en el 99,14% del PIB, de acuerdo con el último Programa/Propaganda de Estabilidad.
El gran problema es el invento europeo, una entelequia que se ha limitado a la creación de una moneda única para beneficio de unos pocos (Alemania), porque está claro que Europa nunca será un proyecto federal tipo USA o Suiza, y que únicamente sirve para colocar en ese carísimo “cementerio de elefantes” a los políticos que deben seguir cobrando.
Y son estos grandes políticos de la UE los que hablan de estabilidad (qué fácil es criticar la casa ajena…) e imponen sanciones por no cumplir sus objetivos de déficit inalcanzables. Países grandes como Francia, Italia y España padecen esa kafkiana situación.
El Euro, de lo poco que ha hecho Bruselas, fue creado por y para Alemania. Con ese invento monetario consiguieron ampliar automáticamente su mercado “local” para convertirlo en europeo. ¡Y para asegurar que los países periféricos (Portugal, Grecia, España…) tienen liquidez para comprar sus coches, les financian comprando su deuda! … y luego se les castiga por emitir demasiada deuda.
Un estudio de l’École des Hautes Études de París, dirigido por el profesor Jacques Sapir, llega a la conclusión de que Francia, Italia y España se beneficiarían enormemente de una salida de la Unión Económica y Monetaria Europea, dado que permitiría restaurar la competitividad y recuperar rápidamente el empleo. Los actuales desequilibrios de la zona euro han ido más allá del punto de no retorno y los intentos de revertir la situación con planes de austeridad o recortes presupuestarios han sumido a Europa en la deflación, el desempleo masivo y la pérdida total del núcleo industrial.
Y los británicos se han dado cuenta a tiempo, y siempre supieron defender su Libra Esterlina. No abandonan la zona Euro porque nunca han estado en ella.  ¿Es algo tan terrible que quieran dejar de soportar a Bruselas?

Mark de Zabaleta

4 comentarios:

Camino a Gaia dijo...

Posiblemente habría que invertir la estructura: una Europa de las personas y una economía de las naciones.

Alicia dijo...

Muy buena anécdota! nos es tarea fácil comprender el mundo....

Manuel dijo...

Yo siempre he pensado, que deberíamos de imitar a los ingleses en muchas cosas, porque aunque a algunos nos caigan mal, no dejo de reconocer que son más listos que el hambre. (Ahí los tiene).
Un abrazo.

Ger mán dijo...

La cultura y experiencia como país y democracia de UK es muy superior a España. Allí se plantea un referéndum si es necesario, aquí deciden por nosotros quienes gobiernan. La unidad política en la UE no sólo no es necesaria sino contraproducente. Europa no ha dejado nunca de ser Europa por estar dividida en unos cuantos países, es su naturaleza.