viernes, 24 de junio de 2016

El BREXIT no es tan malo...





Que la quinta economía del mundo abandone la Unión Europea no es el fin del mundo, e incluso puede ser positivo para terminar con el gran error del invento del Euro.
Porque Gran Bretaña nunca ha dejado “su” Libra Esterlina para caer en las redes de la zona Euro. Los británicos accedieron a integrase en la Comunidad Europea con la idea de obtener beneficios de un mercado global, pero siempre dudaron sobre la moneda única...y han tenido razón.
El BREXIT permite acceder directamente a la base del problema, la eterna crisis de la zona Euro, y puede ser el banderín de enganche para muchos otros países que ya dudan de los beneficios que aporta Bruselas.
¿Tanto cambian las cosas porque abandone la UE un país que ya tenía su propia moneda? Ciertamente no, aunque en el corto plazo la salida de Reino Unido de la UE tenga consecuencias como una depreciación de la Libra, la caída del poder adquisitivo de los británicos y un teórico menor crecimiento económico.
Es algo muy discutible, porque fuera de las limitaciones oficiales que impone la pertenencia a la Unión Europea, el Reino Unido podrá tener una mayor desregularización en sus mercados y aumentar su competitividad (la depreciación de la Libra les permitirá exportar más…), negociando tratados de libre comercio con muchos otros países. A largo plazo el BREXIT será algo muy positivo.
Es obvio que la inesperada victoria del NO a Europa crea mucha turbulencia en los mercados y en todas las Bolsas. Pero las aguas volverán a su cauce. Tiempo al tiempo.
Los británicos se han dado cuenta de que no es tan bueno pertenecer a un mercado abierto con las imposiciones de la UE y el libre tránsito que ello implica.
Pero siempre supieron defender su Libra Esterlina. No abandonan la zona Euro porque nunca han estado en ella.  ¿Es algo tan terrible que quieran dejar de soportar a Bruselas?
Cuando Wilson quiso entrar en la Unión Europea (y De Gaulle se lo impidió) era bajo la lógica de que Alemania, Italia o Francia estaban mejor que UK. Pero cuando la economía del resto de Europa va peor que la británica esto no tiene mucho sentido.
Keynes ya escribió en su artículo “La Autosuficiencia Nacional”: “Produzcamos en nuestro país cada vez que sea razonable y prácticamente posible, y, sobre todo, hagamos lo necesario para que las finanzas sean nacionales”.
John Maynard Keynes nació en Cambridge…

Mark de Zabaleta

7 comentarios:

Manuel dijo...

Tras bastantes días ausente por un pequeño accidente, tenía ganas de volver por aquí; y una vez leídos tus artículos sobre el Brexit, estoy totalmente de acuerdo contigo en que no va a pasar nada, solamente hay que dejar que pase el tiempo.
Un saludo.

Óscar Gartei dijo...

Es lo que suele decirse, que el salirse de la zona euro -y del euro- puede producir una pequeña debacle inicial y luego una remontada muy positiva. Eso está por ver y ojalá todo sea para bien, pero tampoco podemos ignorar el simbolismo y la transcendencia. Esta salida viene a decir que el proyecto de Europa no funciona y sentará las bases de otras divisiones futuras, salvo que los líderes sepan gestionar la situación con maestría. A largo plazo, veo un continente de naciones dispersas, presas del pánico, en perfecta mímesis del periodo acaecido después de la Gran Depresión. Para occidente nada mejor que un conflicto armado para reactivar una economía moribunda.

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Manuel, espero que no haya sido nada grave.

Un cordial saludo

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Óscar,
Tu comentario es muy certero...

Saludos

Camino a Gaia dijo...

La UE es un artefacto demasiado grande y pesado, que no permite que las pequeñas economías nacionales respondan con la agilidad necesaria a sus problemas locales.
En cuanto al Euro y su función dentro de la globalización, me parece conveniente recordar que junto con el dólar, son las divisas principales con las que se puede comprar petróleo.
Podría haber un problema con eso. La destrucción del euro implicaría que economías pequeñas deberían adquirir dólares para comprar petróleo lo que dejaría a EEUU con el monopolio del petrodólar y el control de facto de la economía global.
En ese análisis, los primeros beneficiados sería precisamente los EEUU. Con una moneda sin competencia, respaldada por el mayor ejército del mundo, solo tendrían que seguir "imprimiendo billetes" para seguir succionando recursos ajenos por un tiempo más. No mucho.
No sé hasta qué punto sería viable, pero que los países Euro pudieran emitir monedas nacionales conviviendo con el euro para gestionar mejor las economías locales, en una fase de transición, tal como se hizo para nuestra incorporación, quizá podría ser una forma de suavizar el batacazo.

Antonio Fernández López dijo...

Pues con el resultado de las elecciones que hemos cosechado estamos frescos para hacerle frente a Europa. Un abrazo

Ger mán dijo...

No entiendo el catastrofismo por que UK se salga de la unión política europea. Lo primero es felicitar a UK una vez más por su madurez democrática, ¿se imagina alguien un referéndum así en España? La conclusión es clara: a los británicos no les gusta mayoritariamente el rollo de Bruselas y sus tecnócratas que no ha elegido nadie y que sin embargo deciden en beneficio de intereses muy concretos. Es la unión política lo que rechazan, además de la monetaria. Las buenas vallas hacen los buenos vecinos.