viernes, 25 de diciembre de 2015

La trampa saducea de la Economía...





Una trampa saducea es una pregunta capciosa que se plantea con ánimo de comprometer al interlocutor, ya que cualquier respuesta que dé puede ser considerada inconveniente.
La Economía tiene mucha inercia y puede aguantar a corto plazo las incertidumbres políticas debido al empuje del empleo y de la confianza del consumidor, porque la recuperación iniciada desde 2014 mejoró el balance de las empresas, y su inversión en bienes de equipo (esencial para mantener el ritmo en la actividad productiva) se ha recuperado con fuerza en los últimos trimestres, lo que permite un cierto margen en estos momentos de complicado futuro político.
Ahora bien, esta incertidumbre -que provoca aversión al riesgo- deteriora el clima de confianza y las expectativas de gasto de los consumidores, y esa es una mala noticia para España, lo que explica que la prima de riesgo haya subido y que la Bolsa no se recupere.
Para Keynes la eficacia marginal del capital era una cuestión de expectativas, de tal modo que el cambiante humor de la comunidad empresarial podría contrarrestar incluso unos bajos tipos de interés favorables a la inversión…y los empresarios no ven claro el panorama futuro a la hora de invertir, crear empleo, producir y vender, para que los consumidores con renta suficiente puedan comprar sus productos…
Y la pregunta capciosa es: ¿seguirán las grandes empresas pagando menos impuestos que la clase trabajadora?
Evidentemente dependerá del grupo político que pueda gobernar... ¡si la trampa saducea de los grandes Bancos, Eléctricas etc… lo permite!
Ya un reciente informe del banco suizo UBS informaba a sus clientes de que la incertidumbre puede pasar factura, estimando que la legislatura será corta y la crisis política afectará el valor de los activos ante la previsible dificultad para aprobar reformas económicas. Concluyen que las previsiones de crecimiento son “ambiciosas” para el primer trimestre de 2016.
La “trampa saducea” plantea una corrección bajista y brusca de la bolsa, elevación de la prima de riesgo y retracción del consumo, de la inversión interna y una fuerte salida de la inversión exterior…si el Capital (…y Europa) se ponen nerviosos…
Una cosa es lo que quiere el pueblo y otra lo que quieren los poderes económicos…
Tiempo al tiempo…

Mark de Zabaleta

9 comentarios:

Marián dijo...

Y claro; los poderes económicos son los que mandan.
Esos análisis tan fríos de los economistas son los que domestican al pueblo. Éste sistema financiero, al pueblo llano, le da mucho asco.

Buenos días.

galanygarciah dijo...

Entonces en países como México , Japón , Noruega , Alemania o Reino Unido ¿ pagan menos impuestos los empresarios que los trabajadores , tienen buen humor o malo y ven claro el futuro ?

igoa dijo...

Hola, amigo Mark! Por lo que oigo por aqui en ningun pais del mundo ven claro el futuro... Por que sera? Sera una treta de los poderes facticos para amedrentarnos, debilitarnos, y asi poder llevar acabo los controles, las reformas que consideren oportunas para sus negocios?
Lo peor de todo es que uno ha perdido la "fe" y todo le parece "apariencia enganosa".

De todas la maneras: "No perdamos la fe en la humanidad, no todavia". Escuchaba a alguien esta manana.

Animo y suerte para este 2016 incierto.

Saludos

Antonio Fernández López dijo...

Yo hoy te ofrezco una tregua. No puedo estar en vilo permanentemente y prefiero hoy relajarme y gozar de que Rajoy y su política cruel va a desaparecer de nuestro mapa porque él mismo, con su gobierno sordo y ciego se ha puesto un dogal en el cuello porque ahora no tiende a nadie a quien acudir ningún lado. Un abrazo

Manuel dijo...

Por los rumores que infiltran entre la población, es evidente que Europa está nerviosa; y está claro también que han puesto los garbanzos en remojo. La pregunta del millón es saber lo que el poder económico está cociendo, y si el pueblo llano va a poder digerir ese guiso.
Un abrazo.

Arcadio R. C. dijo...

Como siempre un análisis acertado y preciso; pero amigo Mark, que pase lo que tenga que pasar (la frase no es de Rajoy sino mía en horas bajas), estamos en fiestas y lo que pega es desearse un buen año. Por mi parte vaya un abrazo con mis mejores deseos y muchas gracias por tus artículos, tus comentarios y tu felicitación.

Linda dijo...

Happy 2016 to you, and warm greetings from Montreal, Canada.

Eloy Peña dijo...

Amigo Mark: A estas horas de la noche aún estoy pensando si me como o no me como las uvas (casi nunca lo he hecho).
Gracias por tu visita y tus deseos en mi blog. Voy a cumplir en pocos días 73 años vividos y, no sé, cuantos más me quedan.
Por ello, no soy de felicitaciones... lo único que me gustaría que éste 2016 no fuese el último... Yo no engaño ni me gusta engañarme. Un fuerte abrazo para ti y, los tuyos.

Ger mán dijo...

La única manera de zafar de semejantes preguntas es negando sus supuestos. Me pregunto si cuando De Guindos habla de incertidumbre de los mercados, que sólo lo hace cuando le conviene, entiende por incertidumbre lo mismo que yo. O si debo yo de tener algún tipo de empatía con la incertidumbre del que me está quitando los cuartos. Con eso de la incertidumbre de los mercados parece como si fuesen muy asustadizos y están por que no cambie nunca nada, ni siquiera el tiempo. En otras palabras: lo que les conviene. La gente aguanta hasta cuando entiende que tiene más que perder que ganar siguiendo por el mismo camino. Y tiene sentido, no merece la pena cambiar para peor. Algún día tendrá que llegar el momento en que la mentira y el engaño no sea el principio fundamental de la política en este país. Pero para eso hará falta un pueblo capaz de discernir la verdad de la mentira, y que no le dé lo mismo una cosa y otra. Eso ahora mismo no lo tenemos.