viernes, 8 de mayo de 2015

“What a Wonderful World” cantada por Louis Amstrong (de Guindos)





El ministro de Economía, Luis de Guindos, es optimista al afirmar que la economía española es "la que más crece" y ha pronosticado que será "la que más va a crecer" de la eurozona.
Louis Armstrong cantaba en “What a Wonderful World”… la delicia por las cosas simples de cada día, y un tono optimista con esperanza en el futuro, incluyendo una referencia a los bebés que nacen en el mundo y tendrán mucho para ver y crecer.
Y ese es el maravilloso mundo de España en un espejismo que trata de alabar incluso la Euro zona en periodo electoral…
Porque la triste realidad es que el desempleo sigue siendo dramático, aunque manipulen las estadísticas de la ocupación según el trabajo por horas… en lugar de los trabajadores ocupados… y que la Deuda Pública sigue subiendo…
Aunque Luis (Amstrong) de Guindos proclama que el nivel de renta se situará en 2016 en los niveles de 2008 y ha pronosticado que durante los próximos cuatro o cinco años la economía española crecerá a un ritmo del 2,5% o 3% anual.
Incluso en términos de encuesta de población activa (EPA), el ministro de Guindos indica que la senda de crecimiento económico permitirá crear 2,1 millones de empleos, a una velocidad media de algo más de medio millón por año.
 "Si se confirman estos datos, España habrá dejado atrás la crisis" asegura el ministro.
La pregunta es si en cuatro años han creado según la EPA 17,000 empleos como espera crear en un año 500,000, aunque se ve claramente la manipulación. Desde el punto de vista de la EPA, basta con haber trabajado una hora a la semana para contar como persona ocupada.
Resumen:  con 500,000 horas anuales tenemos según España 500,000 empleos más…
No hay que olvidar que una cosa es crear empleo y otra que la tasa de paro se reduzca. Para eso, la mayoría de los economistas coinciden en que la tasa de crecimiento del PIB debería superar el 3%.
Hay que recordar a De Guindos (y a este gobierno) la frase de Groucho Marx: ¿A quién va usted a creer?, ¿a mí, o a sus propios ojos?
“What a Wonderful World”

Mark de Zabaleta



8 comentarios:

Independiente Trashumante dijo...

Se llama fe ciega a creer al ministro De Guindos, solo que esa ceguera supone para unos pocos el crecimiento de su riqueza.

Gracias y saludos.

celestepv dijo...

Son unos manipuladores y unos mentirosos. No tienen credibilidad ninguna. Lo raro es que haya gente que todavía les vote.
Saludos.

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Tu pregunta (o mejor la de Groucho)lleva implícita la respuesta.
Nos la quieren dar con queso (no sé de dónde viene esta expresión pero sé lo que quiere decir: puro engaño).
Un abrazo.

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Yo no creo nada que nos digan ninguno de los políticos, y menos en época electoral. Prueba de sus mentiras es el paro que sigue habiendo. Un magnífico articulo Mark. Un beso

Juan José Pintado dijo...

Loa peor de todo, es que han cambiado el modelo, sin el más mínimo debate al respecto... estamos viviendo una etapa auténticamente vergonzosa.
Saludos.

Antonio Fernández López dijo...

Tu ironía se afina por momentos y creo que lo que explicas es muy claro. Que no valen espejismos y que los subterfugios para maquillar las cifras no tienen recorrido porque pueden estar dándonos una imagen de crecimiento pero la población puede seguir con unas cotas de sufrimiento difícilmente soportables. Un abrazo

Amatista Amatista dijo...

Todo son intereses,los de ellos claro...un gusto leerte,saludos

Ger mán dijo...

También dijo que a los españoles no nos iba a costar ni un céntimo el rescate de los bancos. De momento lo del banco malo está saliendo peor de lo que se imaginaba. Un tío que estuvo en Lehman y que luego trabajó estrechamente con un jeta como Rato. Es de los que se envuelve de ese aire rollo ejecutivo de alto standing que viven en otro nivel mucho más abstracto, con sus power points y su jerga que le sirve para evitar llamar a las cosas por su nombre. Definió lo de la chapuza financiera como “turbulencias”, como si todo lo sucedido hubiese sido un golpe de aire. Pero da igual, el año que viene se irá, estará bien situado en algún consejo de administración guay, tal vez público, y a vivir que son dos días.