viernes, 17 de abril de 2015

El "efecto cobra" de la amnistía fiscal...





El término “efecto cobra” viene de una anécdota durante la dominación británica en la India: el gobierno colonial quería reducir la población de serpientes cobras venenosas, por lo que ofreció una recompensa por cada serpiente muerta. Al principio parecía una gran decisión administrativa hasta que, sin embargo, los indios comenzaron a criar cobras para cobrar ese interesante incentivo. Cuando las autoridades (los políticos…) se dieron cuenta de lo que estaba pasando, evidentemente, cancelaron semejante “premio” a la cría de serpientes “cobra”... pero la población de cobras ya se había multiplicado peligrosamente, porque todas las serpientes que estaban siendo criadas fueron soltadas libremente.
Consecuencia: la población de serpientes cobra había aumentado significativamente respecto a la inicial como consecuencia de la medida del gobierno.
En enero de 1997, Rodrigo Rato era vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía con Aznar, decía: “Es un escándalo que por falta de diligencia de los responsables de Hacienda en el pasado se atente contra los derechos de los contribuyentes”… criticando al anterior gabinete del PSOE, al que los conservadores acusaban de haber realizado una amnistía fiscal encubierta para paralizar  unos 600 expedientes que hubieran permitido recaudar casi 1.300 millones de euros.
Pero Rato no reveló ningún nombre… y su actitud recuerda a lo que  sucede ahora con el ministro Montoro, que no ha desvelado la identidad de los 705 contribuyentes investigados por la oficina antifraude, todos ellos acogidos a la famosa amnistía fiscal aprobada por el Gobierno PPopular en 2012…por mucho que Montoro niegue reconocerlo.
Es obvio que el “Efecto Cobra” implicará que ya nadie se apunte a una futura medida de amnistía fiscal ante una recompensa coyuntural que se convierte en un alto riesgo en el futuro…
Al final siempre se consigue el efecto contrario: más serpientes cobra en la India y más defraudadores en España.
Galbraith dijo “hay dos clases de economistas, los que no saben nada y los que no saben ni eso”…¿Qué hubiese dicho de los políticos?

Mark de Zabaleta

7 comentarios:

Arcadio R. C. dijo...

Interesante artículo, amigo Zabaleta. Gracias

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Estimado Mark: interesante el "efecto cobra".... Galbraith quizás su hubiera pasmado ante la clase de políticos que hay hoy….es una vergüenza lo que está pasando. Un saludo.

Antonio Fernández López dijo...

Pues seguro que algo parecido a lo que comentas del efecto cobra. A mi lo que se me hace muy difícil de soportar es el enorme cinismo con que se comporta el gobierno diciendo en cada momento lo que necesita para defenderse sus intereses. Parece que si alguna vez tuvieron vergüenza la han soltado definitivamente. Un abrazo

Amatista Amatista dijo...

Muy interesante,aquí en Oviedo tenemos un caso escandaloso ,de un sindicalista que se acogió a la amnistía fiscal...para que decir mas...saludos estimado amigo

Aurora Aguado dijo...

Muy buena comparación Mark.
Un saludo

Independiente Trashumante dijo...

Ahora son las cobras quienes ofrecen recompensa por eliminar humanos que, incomprensiblemente para ellas, siguen multiplicándose para alcanzar la rotundidad de la falta de derechos que el veneno de los gobiernos ofrece.

Gracias y saludos.

Ger mán dijo...

Y encima Rato es sospechoso de fraude fiscal y seguramente estaba en esa misma lista de amnistiados. En España los impuestos los pagan las clases medias que tienen una nómina. Un saludo.