sábado, 7 de mayo de 2011

“Ceteris Paribus” de Alfred Marshall

Alfred Marshall (1842-1924) es uno de los pioneros de la Economía Neoclásica.
Para la economía clásica el equilibrio de los precios llegaba de forma natural (la famosa “mano invisible” de Adam Smith), e incluso Marx contemplaba un “determinismo económico”.
Con la perspectiva Neoclásica se analiza el comportamiento de las unidades económicas que toman las decisiones (familias, empresas…), y este análisis llevó la Microeconomía a un primer plano.
El ceteris paribus (del latín, todo lo demás constante) de Marshall establece que para analizar un problema económico se debe asumir que todo el resto de los factores económicos permanecen constantes.
Y analizaba  cada situación, independiente,  rigurosamente.  Por ejemplo,  un  Consumidor puede estar dispuesto a pagar por una Coca Cola 5 euros  por la primera lata que adquiere (cuando tiene más sed); estaría dispuesto a pagar sólo 4 por la segunda unidad de ese bien y…3 por la tercera (ya está saciado) debido a que la utilidad que va generando es cada vez menor. Pero dado que los Precios  se fijan en el Mercado de acuerdo a la Utilidad Marginal de esa lata de Coca Cola, dicho Consumidor podrá probablemente comprar las tres unidades de ese  bien  a un precio de 3 euros. Por lo que este señor se ahorraría en la compra de tres latas 3 euros…y tendríamos el famoso “Excedente del Consumidor”.
Analizaba el comportamiento de los consumidores individuales bajo este prisma de la “utilidad marginal decreciente”, y agregaba esas tablas de datos para generar la curva de demanda (precio/cantidad) del mercado. Pero exigía que un determinado número de condiciones no cambiaran: los gustos y las rentas del consumidor y los precios de los otros bienes.
Está claro que al consumidor le gusta la Coca Cola (más que la tónica por ejemplo), que tiene dinero suficiente para darse ese capricho y que el vendedor de refrescos no tiene una oferta  de Pepsi a mitad de precio!...los precios del resto de bebidas alternativas no deben variar. Y así podremos realizar un análisis riguroso.
Ese es el famoso “ceteris paribus”
Muchos de los instrumentos que usamos los economistas en nuestro trabajo diario (la elasticidad de la demanda, el excedente del consumidor, las curvas de oferta y demanda en comercio...) fueron acuñados o popularizados por Alfred Marshall.

Mark de Zabaleta



7 comentarios:

montejb dijo...

Apreciado Mark,

Te felicito Mark, por el excelente artículo sobre los planteamientos y los minuciosos y valiosos análisis aportados a la economía por Alfred Marsahall.

Muchas son las herramientas que analicé en su tiempo por este polifacético gran pensador, entre las que describes, me llamaron mucho la atención las discusiones con otros colegas sobre el beneficio de los diferentes papeles que puede interpretar e intercambiar un empresario, directivo o industrial en el proceso económico y los diferentes aspectos marginales de los costes, entre otras aportaciones de Marshall.

Más que curiosamente, he vivido y estudiado detenidamente en primera persona el rol que mejor pueden jugar los diferentes actores en todos y cada uno de los diferentes papeles y procesos. Puedo asegurar que es muy emocionante, gratificante y una gran fuente de conocimiento, más allá de las limitaciones textos de los enunciados teóricos que hay que aprender, saber interpretar y aplicar en la multitud de aspectos latentes implícitos y empíricos de cualquier texto que queramos, los cuales solo muestran un camino pleno de opciones que hay que ir desengranando uno a uno hasta donde es capaz, en base al acierto y error.

El estudio y reflexiones desde hace 35 años aunado a las aportaciones en el tiempo de otras fuentes del conocimiento económico, me llevaron a conclusiones precisas al respecto, que espero poder mostrar y compartir puntualmente para general disfrute. ;))

Gracias Mark y saludos para todos,

Juan Bernardo montejb

PD: Te ruego y agradecería sigas así, compartiendo tu excelente visión y acierto en seleccionar la diversidad de fuentes de tu conocimiento. ;))))

Lorenzo Garrido dijo...

¿El excedente del consumidor quiere decir que el consumidor consume más de lo que necesita? Es difícil precisar qué necesita cada cuál, aparte las necesidades básicas. Tengo la impresión de que han inflado el consumo como un globo.

Un cordial saludo, Jo.

Excelente artículo.

Inma dijo...

Hola, MARK. No conocía la teoría que nos expones. Me surge una duda. ¿Qué pasaría en el caso de que el consumidor no pudiese pagar ni los tres euros de la tercera lata?. Te pongo un ejemplo: en las costas españolas, seguro que lo habrás visto, se venden latas a un precio determinado (5 euros). Los que estamos tomando el sol hemos estado pagando ese precio, por comodidad, hasta hace poco tiempo. Ahora cada uno lleva su lata o la compra en el super más cercano. El vendedor, deja de vender aunque baja el precio a 2 euros.
Economía de andar por casa.
Un cordial saludo
Pd,; el otro día inserté tu post sobre "la fulana" en el Meme de La comunidad, (no te lo habia comunicado)

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Juan Bernardo,
Muchas gracias por este brillante comentario.

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Lorenzo,
El excedente del consumidor es la diferencia entre lo que una persona está dispuesta a pagar por una unidad adicional de un bien y el precio del mercado del bien; es lo que ahorraría por los 3 euros por la lata que estaría dispuesto a pagar cuando ya no tiene sed (ni ganas) y los 5 euros que pide el vendedor por la lata.
No olvidemos el "ceteris paribus" en el que el resto de factores permanecen invariables.

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Inma,
Cuando el resto de variables permanece constante "ceteris paribus" la negociación es entre el vendedor y el comprador. Si el comprador no tuviese ni los 3 euros, y el vendedor quiere vender esa lata (porque ya no hace calor, es la última que le queda etc..) lo lógico (económicamente hablando) es que el vendedor cubra el coste de esa lata (el coste marginal...)para no perder dinero. Es muy probable que se la venda a ese precio si le ha costado 1 euro...de hecho, vendería hasta ese precio.

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

montejb dijo...

Estimado Mark,

Gracias a ti por compartir y divulgar el conocimiento y pensamiento de los economistas de diferentes escuelas.

Ojalá, sin sentido o condicionante alguno, llegue el día que, la esencia de la huérfana economía confluya con el resto de las disciplinas y escuelas de los diferentes pensadores e investigadores. Solo entonces, podremos tocar y sentir con la punta de los dedos la grandeza del ser humano y el largo camino que queda por andar individual y colectivamente en colaboración, sin más ambición que el bienestar y el progreso de toda persona que libre y conscientemente pueda elegir su destino, sin condicionante y discriminación alguna.

Gracias Mark y saludos para todos,

Juan Bernardo montejb