jueves, 17 de marzo de 2011

Malthus y la “pobreza de las naciones”

Malthus fue descrito como  “el hombre mejor ultrajado de su tiempo”. Tras la publicación en 1776 de la obra de Adam Smith “El origen y causa de la Riqueza de las Naciones”, Robert Malthus (1766-1834), clérigo, accedió a la fama con el “Ensayo sobre el Principio de la Población”  (1798): …”creo que puedo atreverme a enunciar dos postulados. Primero, que los alimentos son necesarios para la existencia del hombre. En segundo lugar, que la pasión entre los sexos es necesaria y permanecerá aproximadamente en su estado actual… Suponiendo, entonces, que se cumplen mis postulados, afirmo que el poder de la población es indefinidamente mayor que el de la tierra para producir bienes de subsistencia para el hombre. La población, cuando nada la frena, aumenta en una progresión geométrica. Los bienes de subsistencia sólo aumentan en una progresión aritmética. Una ligera familiaridad con los números pone de manifiesto la inmensidad del primer poder en comparación con el segundo”.
Está claro que Malthus subestimó manifiestamente el ritmo del progreso tecnológico, la revolución agrícola que con el tiempo permitió alimentar a un mayor número de habitantes, la capacidad del comercio internacional y las técnicas de limitación de la fertilidad.
En las zonas pobres del mundo, sin embargo, actualmente las previsiones malthusianas parecen recobrar su fundamento.
No es extraño que se haya dicho que Malthus convirtió el análisis de Adam Smith sobre la “Riqueza de las Naciones” en un análisis de la “Pobreza de las Naciones”.
Mark de Zabaleta

10 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

Está claro que este tema, el de la sobrepoblación de la especie, es de una actualidad aplastante.

Mark de Zabaleta dijo...

Efectivamente, sobretodo en los países subdesarrollados...

Saludos

Mark de Zabaleta

montejb dijo...

Apreciado DFC. Agradezco tus reflexiones que comparto en la esencia. El comportamiento y la actitud ética que supone promover el bien común, pienso que, la próxima revolución que está por llegar,debe ser liderado por un líder capaz de aglutinar voluntades, libre de condicionantes y servidumbres, respetando la libertad y libre elección de los seres humanos en igualdad de oportunidades. La sociedad civil por sí sola, todavía tiene demasiadas carencias y los gobernantes y dirigentes viven aislados en un oasis rodeado de murallas ajenos a los problemas cotidianos de la sociedad civil. Estamos huérfanos ante la pérdida de valores refugio ancestrales que nos daban sentido a la existencia y superación individual y colectiva como grupo. La sensación de bienestar de cuanto nos rodea, nos a aletargado en desarrollar lo esencial de la existencia y motivación por el progreso y, al mismo tiempo nos ha echo creer que podíamos llegar a ser dioses mediante la acumulación del dinero y otros bienes. Pero resulta que, la breve existencia individual, apenas supone un grano de arena para el resto de humanidad. Así, pienso y veo razonable, que esta limitación temporal y espacial, solo se pueda superar con un líder o un reducido grupo de lideres que sean capaces de motivar a la sociedad civil en su conjunto e inmensa mayoría. Naturalmente es posible que, este líder puede surgir a consecuencia de una actitud colectiva re-activa o un evento imprevisto de gran magnitud y relevancia.

Un abrazo
Juan Bernardo montejb

Mark de Zabaleta dijo...

Hola Juan Bernardo,
Agradezco este meditado comentario y comparto esa reflexión sobre la carencia de líderes verdaderamente preparados.
Lo de DFC ¿es un error?
Saludos

Mark de Zabaleta

montejb dijo...

Mark, lamento el lapsus de DFC, que era para otro buen amigo.
Ahora sí, Mark te felicito por la muy buena reflexión final del post y a Lorenzo Garrido por el comentario.
Efectivamente coincido con cuanto expones.
Señalar que la calidad de vida y bienestar ha reducido considerablemente la población y los índices de natalidad en muchos países, hasta el punto, que las proyecciones para las próximas 3-5 décadas se prevé un envejecimiento de la población importante. Esto nos lleva a otros problemas de convivencia por la mescolanza de razas a consecuencia de grandes masas migratorias con otras culturas y acervos difíciles de armonizar e integrarse en los países receptores. Los cambios tecnológicos de los medios de comunicación, aparentemente, no supone un cambio significativo de las raíces culturales de origen hasta que no son asumidas por las nuevas generaciones. Este intervalo temporal y espacial en los países de nivel medio-alto con un peso relativo en la población total mundial, no supone un freno para la creciente sobrepoblación de los países de nivel medio-bajo mayoritarios que, solo puede estabilizarse a partir de cierto grado de progreso y bienestar. Así la dispersión de la riqueza y la universalización de los instrumentos financieros de intercambio, se vislumbra como solución a un mundo de abundancia en recursos y medios. El problema a salvar entiendo, es el cambio necesario de mentalidad y motivación, y el correspondiente cambio de actitud y comportamiento, en armonía con la idiosincrasia cultural de origen y la nueva visión y perspectiva global del mundo.

Un saludo para todos y disculpas para Mark.

Abrazos,
Juan Bernardo montejb

Eric Perez dijo...

Permitanme diferir con Lorenzo, no es que exista sobrepoblacion, sino pésima distribución de la riqueza.
Creo que en el mundo hay suficiente ...de todo, para los habitantes que habemos, lo que si afecta tal cantidad es en la gobernabilidad por parte de unos pocos, y es esa la verdadera rozan, por la que se quiere una disminución ...que de hecho ya se esta dando ahora mismo, mire lo que sucede en japon, libia, ...etc.

Mark de Zabaleta dijo...

Efectivamente, hoy en día hablamos de distribución de la riqueza. Lorenzo, así creí entenderlo según mi respuesta, hacía alusión a la gran población en países pobres (la India por ejemplo). Entiendo que los países desarrollados han controlado sus niveles de natalidad de forma radical (Japón soporta un gran envejecimiento de su población).
En mi artículo hago alusión a la actualidad de las tesis de Malthus en algunos países subdesarrollados.
Gracias por esta observación.

Mark de Zabaleta

montejb dijo...

Eric Pérez, si disfrutáramos de un sistema económico que propiciara la dispersión de la inmensa riqueza que hay y la real igualdad de oportunidades, la calidad de vida y el bienestar de la inmensa mayoría de habitantes, es prácticamente seguro, que no habría sobrepoblación y que la existente en el futuro estaría en casi perfecta armonía y equilibrio con la naturaleza, siguiendo la teoría de Darwin. Así, el problema esencial debe de estar en el umbral y grado de ignorancia de la población y en las limitaciones y carencias de los medios creados por el hombre, además de actitudes y comportamientos irracionales ajenos a la inteligencia del ser humano, pues sobra de casi todo, incluso las artificiosas del lujo, para atender las necesidades de la población existente.
Saludos para todos…
Abrazos Mark.
Juan Bernardo montejb

Agata dijo...

No entiendo de economía, así que disculpad mi osadía por comentar:
Lo que yo sé es que los ricos seguirán siendo ricos y los pobres seguirán siendo cada vez más pobres.
Un saludo.

Mark de Zabaleta dijo...

Gracias por vuestros comentarios,

Juan Bernardo, excelente análisis en Antropología. El estudio del hombre, sus costumbres y comportamiento, condiciona la relación económica con su entorno...

Agata, hay un triste fondo de verdad en lo de "El dinero llama al dinero". La sociedad capitalista está en la base de esta situación. Keynes estudió la necesidad de una intervención activa del Estado para "equilibrar" tanta desigualdad...pero estamos lejos de una economía keynesiana !

Un cordial saludo

Mark de Zabaleta