jueves, 19 de noviembre de 2015

EPPÍLOGO tras el PPRÓLOGO




El término epílogo deriva de las palabras, epi, que significa sobre, y logos, que significa discurso. Por tanto, el epílogo es lo que hay sobre o después del discurso, es una conclusión. Indica la parte final de un discurso o de un ensayo en el que se hace un resumen breve final de las ideas expuestas, se sintetizan los argumentos y las conclusiones fundamentales o puntos principales, o en el que se presenta el desenlace de la historia…
El epílogo es lo contrario del prólogo, que se define como la parte que antecede a una historia. En el prólogo se cuentan todos los acontecimientos que se producen antes de la narración principal.  El PPrólogo es su Programa Electoral, una verdadera novela de ficción…
Mariano Rajoy decía en su campaña 2011 "Subir los impuestos hoy significa más paro y más recesión. Subir los impuestos hoy es darle una vuelta más a las maltrechas economías de las familias y las empresas"… y lo primero que hizo fue subirlos, junto al IBI y, un poco después el IVA.
En la famosa campaña también decía "El Partido Popular está comprometido con el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones"…y las desligó del IPC, con una evidente pérdida de poder adquisitivo…
"Le voy a meter la tijera a todo, salvo a las pensiones públicas y, aunque sea competencia de las Comunidades Autónomas, a la sanidad y la educación, donde no quiero recortar los derechos de los ciudadanos"…
"La lucha contra la corrupción es uno de los objetivos principales del Partido Popular, ya que el funcionamiento del sistema democrático no debe quedar nunca en entredicho por actitudes permisivas, indolentes o exculpatorias ante la gravedad de determinados comportamientos"
"No vamos a abaratar el despido, sino a abaratar el coste de la contratación", decía Cristóbal Montoro…
Y ahora Mariano pretende presentarnos un feliz desenlace de la historia y propone a los españoles "dibujar un nuevo modelo productivo" para seguir creciendo, crear empleo y mantener los servicios públicos. ¿Se lo cree alguien?
¿Pero no iba a acabar con el paro en estos cuatro últimos años? …El Eppílogo es muy claro para la ciudadanía, veremos lo que pasa en las urnas…
Aunque, como dijo Alberto Moravia, “los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado”...

Mark de Zabaleta

7 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

En realidad Rajoy no miente, pero sus frases son incompletas:
-"Un nuevo modelo productivo" (inspirado en el que hay en China);
-"para seguir creciendo" (los beneficios de bancos y grandes empresas multinacionales);
-"crear empleo" (en los países del este, mano de obra esclava);
-"mantener los servicios públicos" (en manos de las empresas privadas, ávidas de beneficio a costa de reducir los servicios a la población).
Y así con todo, el programa electoral pepero hay que leerlo entre líneas.

Arcadio R. C. dijo...

Moravia lleva toda la razón y ya va siendo hora de que nos responsabilicemos de nuestras propias decisiones. Al fin y al cabo en la democracia, por imperfecta que sea la nuestra, que no lo es tanto, el asunto está en nuestras manos.
Buen artículo.

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Estimado Mark: tras un periodo que he estado “perdida” regreso y me encuentro con un artículo que nos toca a todos. Porque ¿ha cumplido el gobierno con lo que nos prometió en las últimas elecciones generales, allá por el 2011?. No….Una legislatura después nos damos cuenta que el gobierno de Rajoy hizo las cosas mal y le dio la vuelta a esas promesas que nos hacía allá por el 2011.
Y es que en épocas de elecciones todos los partidos y sus dirigentes es cuando nos hacen las promesas para mejorar el país y nuestra vida. ¿Quién lo realizará de verdad?...Un saludo

Aurora Aguado dijo...

Eso es lo peor, que los votantes de Rajoy no se sientan responsables de averlo votado. Y aquellos que lo vuelven a votar? Abunda la estupidez.

Un saludo Mark

Antonio Fernández López dijo...

Lo peor del caso es que, entre la cuestión catalana y ahora la lucha contra el yihadismo se va a encontrar con un semillero de votos que no sabemos por cuánto va a ganar. El cinismo tiene sus réditos. Un abrazo

Manuel dijo...

Queda claro que no han cumplido en nada su programa electoral; pero, "he ahí la cuestión" en las palabras de Moravia. Así que ya veremos tras el 20D, que grado de responsabilidad o de masoquismo tenemos.
Un abrazo.

Ger mán dijo...

Deberíamos proponer un control de las promesas electorales y programas de los partidos en época de elecciones: al final de la legislatura un tribunal independiente lo examinaría y verificaría el grado de falsedad o autenticidad, de acuerdo con los resultados, y penalizar lo que fuese incumplimiento de contrato y fraude con el electorado. Por ejemplo, que no se pudiese volver a presentar en 10 años. Sería de lo más interesante ver con esta ley de fondo los discursos de los partidos.