viernes, 21 de noviembre de 2014

De Malthus a Duncan: la Teoría de Olduvai




Malthus fue descrito como  “el hombre mejor ultrajado de su tiempo”. Tras la publicación en 1776 de la obra de Adam Smith “El origen y causa de la Riqueza de las Naciones”, Robert Malthus (1766-1834), clérigo, accedió a la fama con el “Ensayo sobre el Principio de la Población”  (1798): …”creo que puedo atreverme a enunciar dos postulados. Primero, que los alimentos son necesarios para la existencia del hombre. En segundo lugar, que la pasión entre los sexos es necesaria y permanecerá aproximadamente en su estado actual… Suponiendo, entonces, que se cumplen mis postulados, afirmo que el poder de la población es indefinidamente mayor que el de la tierra para producir bienes de subsistencia para el hombre. La población, cuando nada la frena, aumenta en una progresión geométrica. Los bienes de subsistencia sólo aumentan en una progresión aritmética. Una ligera familiaridad con los números pone de manifiesto la inmensidad del primer poder en comparación con el segundo”.
La “Teoría de Olduvai” fue publicada, por primera vez en 1989, por Richard Duncan. El nombre es una referencia a la Garganta de Olduvai, en Tanzania.
Establece que la civilización industrial actual tendría una duración máxima de cien años, contados a partir de 1930. De 2030 en adelante, la humanidad iría poco a poco regresando a niveles de civilización comparables a otros anteriormente vividos, culminando dentro de unos mil años (3.000 d. C..) en una cultura basada en la caza…
De acuerdo con esta teoría, la historia humana se divide en tres fases. La fase pre-industrial es la mayor parte de la historia humana hasta 1930. La fase industrial abarca la civilización industrial moderna y se extiende hasta alrededor de 2030. La fase post-industrial es la fase final: las Economías industriales se niegan a un período de equilibrio con los recursos renovables y el entorno natural… Volveríamos a la Edad de Piedra.
La editorial publica los trabajos de este antropólogo, The Social Contract Press, es defensora de medidas anti inmigratorias y del control de la natalidad…
Ciertamente Malthus subestimó manifiestamente el ritmo del progreso tecnológico, la revolución agrícola que con el tiempo permitió alimentar a un mayor número de habitantes, la capacidad del comercio internacional y las técnicas de limitación de la fertilidad…pero, a pesar de todo, en las zonas pobres del mundo, sin embargo, actualmente las previsiones malthusianas parecen recobrar su fundamento.
Sin hablar del Ébola…

Mark de Zabaleta


12 comentarios:

Independiente Trashumante dijo...

Uf, es difícil aceptar que se cumplan teorías como esa. Los humanos en conjunto somos imprevisibles. Pero mietras crecemos o decrecemos podríamos intentar implantar voluntariamente un modelo que funcione para la mayoría.

Gracias y saludos.

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

MarK: algo he leído sobre Malthus que me ha dejado sorprendida.."El hombre que nace en un mundo ya ocupado no tiene derecho alguno a reclamar una parte cualquiera de alimentación y está de más en el mundo..." y sin embargo, él abogaba por disminuir la desigualdad entre las clases sociales...¿pura controversia?. Genial post.
Te dejo mi enlace del blog para que si te apetece opines sobre la eterna juventud...un beso
http://agueda1964.blogspot.com.es/

mmhr dijo...

Interesante teoría la de Olduvai. La regresión en la historia del ser humano es posible, pero tanto como a la Edad de Piedra, me parece un poco ciencia ficción (es lo que vemos en algunas películas de ese género). En cuánto a Malthus, curiosamente y en consonancia con las ideas de la sociedad de su época, expuso la limitación de la natalidad en las clases desfavorecidas pues las clases altas no tenían problema para alimentar a sus proles. Saludos.

Lu Folino dijo...

Muy buen artículo, Mark.

Antonio Fernández López dijo...

Yo no creo que haya quew concretar los datos que se plantean que, seguramente ignoran toda una seria de datos imposibles de prever en un momento determinado pero es verdad que estamos empezando a ver que la próxima generación va a vivir peor que la nuestra. Un abrazo

Aurora Aguado dijo...

Muy interesante!
un saludo Mark.

auroraaguado278.blogspot.com

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Gracias
Gracias Mark, por tu blog y por tus comentarios, hoy me he dedicado a leer su blog. Ponerse al día, se llama. Este tema último, le juro, es algo que me angustia. Creo que la humanidad agoniza.

Amatista Amatista dijo...

Muy interesante teoría ,aunque se contradice,alguna buena solución para mejorar un poco esta sociedad que tenemos,siempre se aprende en tu espacio,saludos

inma dijo...

Si somos realistas, tal vez pueda tener cierta lógica la teoría. Los recursos energéticos se van agotando, nos cargamos el medio ambiente, el 1% de la población mundial tiene más que el resto ¿Se producirá una catarsis?.
Si la ley natural sigue sus cauces, muchos de nosotros lo veremos.
Saludos, Mark

Alicia dijo...

que miedito, no????

Manuel dijo...

Hola Mark; este tema a mi me ha hecho pensar en ocasiones, que, ¿que pasará cuando lleguemos a ese límite demográfico y los recursos no den más de si?. Yo tengo confianza en la capacidad del ser humano, aunque también me da miedo pensar, que la "solución final" pueda ser otro holocausto, pero en esta ocasión, con los países más pobres. Aunque no lo voy a conocer, "toco madera".
Un abrazo.

Ger mán dijo...

Me ha hecho acordar del chiste sobre el optimista y el pesimista. El optimista dice que al ritmo que sigue el aumento de la población en un planeta que se queda pequeño con recursos limitados, y la necesidad de hacer crecer la productividad como sea en la alimentación, todos nosotros acabaremos comiendo mierda. Esto es lo que dice el optimista. El pesimista le dice que sí, y que no habrá para todos.

La contradicción del progreso, que es innegable digan lo que digan y en términos generales las generaciones viven mejor que las que les precedieron, es que al mismo tiempo crea situaciones con problemas cada vez más complejos. Cuanto más progresas, más difícil resulta seguir adelante. El problema que veo de fondo es si la naturaleza humana, que arrastra todavía atavismos prehistóricos, está capacitada para salir adelante en un momento de la historia tan complejo y exigente, y desde luego crucial. Va más deprisa la tecnología que nuestra capacidad de evolucionar naturalmente. Desde luego no es descartable un retroceso, porque el progreso no es inevitable, es obra del esfuerzo humano y el fracaso es tan humano o incluso más que el éxito. Además se cruzan los intereses individuales y los colectivos de la especie. Me he enrollado un poco pero se trata de un tema muy interesante, un saludo y feliz navidad, espero que el año próximo te sea propicio a ti y a los tuyos, y a todos los parroquianos de tu blog.